Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vox gana en el Madrid de la caza y las tradiciones

El partido de extrema derecha ha sido el más votado en las elecciones generales en nueve núcleos rurales de la Comunidad de Madrid, lejos de la capital

Un vecino ve las noticias sobre los resultados en las elecciones del 28 de abril en la televisión del centro de mayores de Griñón.
Un vecino ve las noticias sobre los resultados en las elecciones del 28 de abril en la televisión del centro de mayores de Griñón.

El coordinador de Vox en Griñón, Antonio Perales, saludaba ayer con humor socarrón a sus rivales políticos cuando llegó al Ayuntamiento. Al concejal del PP Miguel Pereda le llamó “comunista” y al alcalde José María Porras, un independiente que militó en el PP, “comunista perdío”. 

En teoría Perales debería estar sacando pecho: Griñón (10.178 habitantes) es el mayor feudo de Vox en la Comunidad de Madrid, según los resultados de las elecciones generales de este domingo. Aquí, en la frontera con Toledo, Vox fue el partido más votado con el 25,63% de los sufragios. Pero a pesar de los buenos resultados y las bromas con sus paisanos de partidos rivales, Perales no estaba satisfecho porque a nivel nacional el partido de extrema derecha ha quedado lejos de las expectativas que muchos se habían formado.

Durante el recuento del domingo, los apoderados e interventores de Vox tenían caras largas, dice Pereda: “Los únicos eufóricos eran los del PSOE”.

Vox ha sido el partido más votado en nueve municipios madrileños, todos pequeños núcleos rurales: Garganta de los Montes, Griñón, Navacerrada, Navas del Rey, Ribatejada, Robledo de Chavela, Serranillos del Valle, Torrejón de Velasco y Villamantilla. Son todos viejos bastiones del PP. Se diferencian respecto a los ganados por Ciudadanos al oeste de Madrid, donde sus votantes son más conservadores que liberales.

María Antonia, votante de Vox residente en Griñón.
María Antonia, votante de Vox residente en Griñón.

El éxito de Vox en Griñón se explica porque es un pueblo de derecha tradicional y convencida, según el alcalde. Aquí siempre ha habido votantes de extrema derecha, de partidos como Fuerza Nueva o la Falange Española de las JONS, dice el candidato del PP a las elecciones municipales, José Ignacio Castellano. “Estaban recogidos en sus casas y ahora han salido”, ilustra Castellano.

La exaltación de las tradiciones y la vida rural que ha hecho Vox han calado en un pueblo que tiene un coto de caza y una asociación cultural taurino flamenca. El pueblo goza de un bienestar relativo. El núcleo de casas de agricultores ha crecido con la construcción de chalés, muchos propiedad de empresarios de pymes y naves en los polígonos del suroeste de Madrid.

El presidente de Vox, Santiago Abascal (centro) en Griñón junto al alcalde, José María Porras (izqda.) y el coordinador local de Vox, Antonio Perales.
El presidente de Vox, Santiago Abascal (centro) en Griñón junto al alcalde, José María Porras (izqda.) y el coordinador local de Vox, Antonio Perales.

Durante la campaña ya se sintió el entusiasmo por Vox. El viernes, varias decenas de simpatizantes se congregaron en la Plaza Mayor para conectar en directo con el multitudinario mitin del presidente de Vox, Santiago Abascal, en la plaza de Colón de Madrid. Antes de esta campaña Abascal visitó Griñón, para dar un mitin en 2015 y más recientemente para asistir al pregón de las fiestas.

Según la versión del regidor y sus socios populares, aquí no hay grandes problemas de convivencia, ni de paro ni despoblamiento. Pero algunos votantes de Vox aseguran que ha habido okupaciones en algunas viviendas. "Hay que defender la propiedad privada", dice María Antonia Díaz. Ningún representante local de Vox fue autorizado a hablar con este periódico por sus superiores, que explicaron que solo los portavoces nacionales dan valoraciones.

Ese hermetismo podría perjudicar al partido en las elecciones locales del 26 de mayo, donde serán más importantes las personas que las siglas. El partido se presenta en 101 municipios de los 179 de Madrid, pero muchos candidatos son desconocidos para sus vecinos.

Ayer pocos votantes de Vox en Griñón parecían animados por el resultado local. En el centro de mayores, varios jugaban al mus con poco ánimo de celebración. “Fue un fracaso total”, decía Esteban del Pozo. Un compañero de mesa asentía: “Un día para marcar en negro en el calendario”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información