Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Te han engañado como a un chino

Los británicos reinventaron la esclavitud embarcando a personas chinas hacia Perú

Beyoncé, durante su actuación del abril pasado en Coachella Ampliar foto
Beyoncé, durante su actuación del abril pasado en Coachella

A lo largo de mis veintes, descubrí que hay dos temas sobre los que nadie puede debatir sin acabar con enfrentamiento: Beyoncé —que se atrevan a hablar mal de la reina— y el lenguaje. Sobre todo las expresiones que discriminan. “Moros en la costa”; “Trabajo de chinos”.

Empezamos a enlistar las expresiones racistas, machistas, especistas (discriminación basada en la diferencia de especie animal) o capacitistas (discriminación contra las personas discas) que se nos ocurría mientras nos tomábamos algo en La Oveja Negra, una taberna vegana que os recomiendo, tanto por las hamburguesas como por su funcionamiento interno comprometido y asambleario. Además, es un espacio seguro.

Volviendo a la lista, nos encontramos con la expresión: “Me han engañado como a un chino”. La he escuchado miles de veces; la utilizaba hasta yo. En la universidad, un profesor nos dijo que imprimiéramos en una copistería porque en la otra las líneas siempre salían demasiado claras. Nos explicaba que te engañaban como a un chino porque te dejabas un ojo de la cara y cuando te devuelven el cambio, descubres que faltan 50 céntimos.

Empezamos a cuestionarnos de dónde venía esa expresión. ¿ Por qué me sentía mal cuando la escuchaba? ¿Realmente es tan fácil engañar a los chinos como se dice? ¿Acaso es malo tratar a alguien como si fuera “un chino”? ¿A mí me han engañado más que a mis amigos no racializados por el hecho de ser una persona asiática?

Parece ser que existen dos hipótesis respecto al origen de la expresión. La primera la encontramos en los viajes de Marco Polo cuando llegó a China y obtuvo más beneficios de sus intercambios comerciales que los nativos. Así se extendió la idea en Europa de que los nativos habían sido engañados por el mismo Marco Polo.

La segunda hipótesis está relacionada con los culíes chinos. Estos trabajadores no cualificados fueron explotados por las élites occidentalizadas peruanas, vinculadas al colonialismo. Fueron los sustitutos de los esclavos negros después de que el país aboliese su tráfico en 1854. Como consecuencia de esto, apareció una trata a gran escala de personas asiáticas, principalmente indias y chinas, llevada a cabo por los británicos.

De este modo, los británicos reinventaron la esclavitud embarcando a personas chinas hacia Perú para que trabajasen en la extracción del guano (os recomiendo que os veáis el documental de BBC Coolies: How British reinvented slavery). A algunos los secuestraron para después venderlos. Otros viajaron voluntariamente, pero sin saber las condiciones infrahumanas del contrato que les ofrecían, siendo así, engañados como chinos.
Y ahora, hablemos de Beyoncé

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información