Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez aduce un “alto riesgo de fuga” para encarcelar a una de las manifestantes ‘antiVox’ en Barcelona

La joven, de 20 años y sin antecedentes, está acusada de desórdenes, atentado a la autoridad y daños

Una de las jóvenes detenidas en la protesta para boicotear un acto de Vox en Barcelona.
Una de las jóvenes detenidas en la protesta para boicotear un acto de Vox en Barcelona.

El titular del juzgado de instrucción 16 de Barcelona ordenó el domingo el ingreso en prisión de Ruth N. S., una joven de 20 años detenida en la manifestación en contra de un acto de Vox en la ciudad. Sin antecedentes penales, está acusada de desórdenes, atentado a la autoridad con instrumento peligroso y daños. En el auto de prisión, el magistrado aduce un "alto riesgo de fuga" ante la gravedad de las penas previstas para los delitos a los que se enfrenta, y, sobre todo, dice, porque ya "intentó escapar del lugar de los hechos resistiéndose a los agentes" y porque "no acredita arraigo laboral de clase alguna". También señala la posibilidad de que vuelva a delinquir: 

Según el relato provisional de lo sucedido, el juez sostiene que la joven, "tras increpar y escupir" a personas de Vox que asistían al acto del partido de extrema derecha en la plaza de María Cristina de Barcelona, "se enfrentó al cordón policial de los Mossos d'Esquadra lanzando contra los agentes botellas de vidrio, elementos metálicos y piedras de grandes dimensiones y cantos afilados". Dos de esas piedras "impactaron en el casco" de un sargento de la policía catalana, "sin causarle lesiones aparentes". Otras piedras alcanzaron a un coche policial que "ha sufrido desperfectos pendientes de peritación". 

La defensa de Ruth N. S. tiene previsto presentar un recurso ante la decisión del magistrado acreditando su arraigo en L'Hospitalet de Llobregat, de donde es y donde vive su familia. "Está implicada en actividades sociales del municipio y está estudiando para acceder a la universidad", indica su abogado, Eduardo Cáliz, que critica que el atestado de los Mossos en contra de Ruth N. S. está "inflado"."La orden de ingreso a prisión es absolutamente desproporcionada", añade.

La protesta para boicotear el acto de Vox en Barcelona del sábado acabó con numerosos incidentes, como ataques a la línea policial de Mossos, barricadas, una hoguera y diversos manifestantes del partido de extrema derecha agredidos. Varios de los concentrados intentaron también acceder al acto de Vox, algo que la policía catalana, que acabó cargando, impidió. En total, siete personas fueron detenidas. De todas ellas, únicamente Ruth N. S. ha ingresado en prisión preventiva. El resto quedó en libertad con la obligación de comparecencias periódicas ante el juez.

Cáliz confía en que la joven saldrá de la prisión de Wad-Ras, en Barcelona, donde permanece encerrada. "El juez no tenía la información del arraigo a su alcance", explica. Y argumenta que la gravedad de los delitos que se le imputan no es suficiente para que permanezca en prisión.  A su entender, para que se pueda aplicar el agravante en el atentado a la autoridad se tendría que acreditar la "especial capacidad lesiva" del presunto ataque de la joven, algo que a su juicio no se puede sostenerse porque los policías no resultaron heridos.

La detención y encarcelamiento de Ruth N. S. ha provocado críticas de los colectivos antifascistas y de la izquierda independentista catalana, que engloba a la CUP y Arran. El lunes, decenas de personas se manifestaron delante de la sede del Departamento de Interior, que dirige Miquel Buch, para criticar la detención y su ingreso en prisión. Un amplio dispositivo policial vigiló la protesta, que siguió delante de la cárcel de mujeres de Barcelona donde cumple la medida preventiva.

Las protestas contra los actos de Vox en Cataluña y la actuación de los Mossos para impedir altercados ha provocado problemas al consejero Buch. El presidente,Quim Torra, llegó a pedir que se depurase a la cúpula de la policía catalana después de varias cargas en Girona y en Terrassa, donde la diputada de la CUP Mireia Sirvent recibió un impacto de las pelotas de viscoelástica de los antidisturbios de Mossos. 

En esta ocasión, el presidente de la Generalitat no se ha pronunciado sobre la detención de la joven que, según fuentes policiales, permaneció durante toda la protesta en primera línea lanzando piedras y objetos contundentes, tapándose y destapándose el rostro. Del arco parlamentario, únicamente la CUP se sumó a la manifestación ante la sede de Interior. Arran, que también participó en la marcha, se refirió a ella como una "presa política antifascista". La joven no forma parte de ninguna de las dos organizaciones, asegura su abogado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >