Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMT

Calles virtuales para reducir los accidentes de bus

La EMT invierte medio millón de euros en mejorar su simulador, que ahora incluye bicis, para testar a los conductores de autobuses

Una conductora de autobús de la EMT practica en el nuevo simulador de la empresa pública.
Una conductora de autobús de la EMT practica en el nuevo simulador de la empresa pública.

Un coche saliendo marcha atrás. Una moto entrando de repente en el carril bus. O varias bicis girando a la derecha. Y de repente, lluvia. Todas estas situaciones aparecen en el nuevo simulador que la Empresa Municipal de Transportes (EMT) utiliza para entrenar a sus conductores. Tras una inversión de 460.000 euros, el simulador de conducción de la EMT se ha convertido en uno de los más modernos de Europa; además es pionero en España en incorporar a los ciclistas en las pruebas a las que se enfrentan los conductores de autobús. Por este simulador pasan todos los futuros conductores, pero también aquellos que han sufrido alguna incidencia o los que necesitan un reciclaje.

La EMT tiene unas bajas cifras de accidentabilidad: en 2017, hubo 47 accidentes por cada millón de kilómetros recorridos (cifra estándar que se usa para realizar comparaciones con otras ciudades). En total, ese año hubo 4.308 colisiones; en torno a 10 al día. “La accidentabilidad es baja y se mantiene estable desde hace años”, defienden desde la EMT.

A pesar de ser pocos, los accidentes en bus impresionan: un autobús medio tiene capacidad para una 80 personas por lo que cualquier frenazo o incidente puede afectar a muchas personas. Esta semana, en la empresa pública, gestionada por el Ayuntamiento de Madrid, ha habido dos incidentes: a un conductor le dio un síncope mientras conducía un autobús, lo que le hizo perder el control del vehículo, provocando heridas leves en varios pasajeros. Otro vehículo arrolló a un peatón que cruzaba por un lugar que no debía. En general, y exceptuando un leve repunte en 2016, la siniestralidad en los autobuses se mantiene constante desde hace un lustro. “Nuestros índices de accidentes están ligeramente por debajo de los de las principales operadoras europeas”, inciden Mar Martín, del departamento de recursos humanos de la empresa pública. La EMT cuenta con unos 5.800 conductores —un 4% mujeres, unas 250— que realizan 3.800 turnos diarios (en día laborables). Los sábados las frecuencias disminuyen un 30% mientras que los domingos esa reducción es del 40% del servicio. La EMT tiene abierto un proceso de contratación para renovar a 

Antes de recorrer las calles, los conductores hacen pruebas en circuito y tienen que medirse con este simulador, activo desde 2004 y que arrancó con una dotación de dos millones de euros. Desde entonces, ha ido actualizándose varias veces, esta última inversión de 460.000 euros ha sido la más importante hasta la fecha: se ha mejorado tanto el software como el hardware, además de las pantallas. Y es la primera vez que el ejercicio incorpora a los ciclistas.

El simulador consta de un puesto de mando desde donde se controla la práctica. “Su secreto de la herramienta es un modelo matemático —un algoritmo— que permite simular todas las posibles situaciones que un conductor se puede encontrar en la ciudad”, explica Enrique Diego, director tecnológico de la EMT.

El examinado se sienta en un asiento que imita al de un autobús rodeado por varias pantallas que recrean lo que ve un autobusero: peatones a la derecha, coches parados en el carril bus, niños que se cruzan, y por supuesto, bicis. “En el futuro se podrían incluir también patinetes”, comentan desde la empresa pública. “La idea es que el entorno se parezca lo más posible a las condiciones reales de conducción para que podamos medir las reacciones de los conductores”, continúan desde la empresa. Cada conductor, antes de salir a las calles de la ciudad, tiene que pasar unas 15 horas en el simulador.

Aunque sea una simulación, no es fácil ponerse al volante del ejercicio. Los autobuses miden, al menos, 12 metros de largo lo que complica los giros, la circulación en calles estrechas y los frenazos. “La clave es entender cómo se sienten los conductores y, sobre todo, ver sus reacciones. Todo ello nos permite mejorar”, explican desde la EMT.

La incorporación de las bicicletas a las pantallas del simulador —que inevitablemente recuerda a un videojuego— así como las variadas tipologías de infraestructura ciclista de la capital ha sido una idea de la EMT “para favorecer el respeto entre todos los usuarios de la vía”. “Además, con estas novedades, Madrid se convierte en la primera ciudad del mundo en tener una herramienta de estas características”, argumentan desde la EMT, “y en disponer del simulador más moderno de Europa”.

Muchas horas de viaje; pocos incidentes

  • En la EMT hay 5.800 conductores. Solo un 4% de ellos son mujeres, unas 250 en total.
  • Cada día laborable se realizan 3.800 turnos. Los sábados, las frecuencias disminuyen un 30% mientras que los domingos esa reducción es del 40%.
  • En 2017, último año del que se tienen datos, los autobuses de la EMT tuvieron un total de 4.308 incidentes (los roces entran dentro de esta categoría). Sale una media de en torno a una decena de accidentes al día, aunque hay que tener en cuenta que los festivos disminuyen los accidentes. Desde EMT dan la cifra de 47 accidentes por cada millón de kilómetros recorridos, “una cifra muy baja en comparación con las ciudades de nuestro entorno”, dicen desde la Empresa Municipal de Transporte.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información