Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maria João Pires crea un festival a su medida en Cervià de Ter

La pianista se reafirma en su retirada de las grandes salas en favor de espacios singulares

Maria João Pires, en la presentación del festival de Cervià.
Maria João Pires, en la presentación del festival de Cervià.

Maria João Pires, después de toda una vida de carrera musical que le ha convertido en una de las pianistas consagradas, ha decidido que hay otra forma de transmitir la música y, sobre todo, de que el público la sienta. “Lo normal es que el pianista esté en el escenario, arriba, separado de un gran público de hasta 2000 personas en una gran sala que está sometido”, explicaba en la presentación del Festival Days of Wisdom, lo que será su futura etapa como pianista. A sus 74 años —hoy toca en el Palau de la Música en un concierto de Ibercamera— Pires, de fuerte carácter y convicciones, reconfirmó que no quiere volver a tocar en grandes auditorios —el Palau se ha convertido en una excepción — tal como anunció hace dos años.

Lo que no significa que no lo haga en otro tipo de escenarios: pequeños, singulares y ante un público reducido, no más de 200 personas. Como lo será Days of Wisdom que se celebrará en el monasterio de Santa Maria de Cervià de Ter de la mano de la asociación Amics de Cervià Antic que en 2011 creó un festival para promover y divulgar el valor histórico y patrimonial de una pequeña localidad que tiene como tesoro un monasterio románico. Una aventura que ha llegado a buen puerto después de que Pires encontrara en Ibercamera al aliado para su deseo de crear un festival singular.

Ella lo definió como un festival de "pureza" y de reivindicación de la cultura.  "Hace más de  25 años que deseaba tener un festival que trajera de vuelta el arte: qué es el arte y qué significa para los artistas y para el público general", comentaba la pianista que se lamenta que el arte en todas sus expresiones se use como un "reclamo comercial, algo que se puede comprar y vender". 

El lugar es idóneo también por la acústica —aunque de las tres naves de la iglesia solo se utiliza la central por visibilidad— para plantear tres veladas musicales, las del 9, 10 y 11 de agosto. Con Pires como elemento central, junto con dos pianistas más, una soprano y una actriz. “Es verdad que esta vez somos todas mujeres, como las guardianas de la creatividad”, bromeaba. En lo que habla más en serio es en su intención de que el festival pueda viajar a otras partes del mundo: “Mi idea es viajar con el festival”. 

En la que será su primera edición, Pires ha diseñado un programa en el que combina Bach, Arvo Pärt, Mompou, Kurtag, Komitas, Chopin, Liszt y para cerrar con tres sonatas de Beethoven. Este año, Pires, que ya tocó en Bilbao la primera semana de febrero, lo completará con otros conciertos en los festivales de Mallorca y Granada: “Me gusta España, por eso he decidido tocar en escenarios especiales”.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >