Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos lanzan una operación antiterrorista con vinculaciones con la delincuencia común

La policía catalana investiga si el grupo tenía "voluntad" de atentar en Barcelona

En vídeo, primeras imágenes de la operación antiterrorista organizada por los Mossos en Barcelona e Igualada. Vídeo: Atlas

Los Mossos d’Esquadra han puesto en marcha a primera hora de la mañana de este martes una operación contra el terrorismo yihadista en el centro de Barcelona e Igualada que ha concluido con la detención de cinco miembros de una supuesta célula terrorista y otros 12 arrestados que tienen vinculaciones con la delincuencia común. La policía catalana asegura que el grupo tenía voluntad de atentar en la capital catalana aunque les faltaba infraestructura y capacidad para realizar un acto de gran envergadura. Durante esta operación —llamada caso Alejandría—, se han realizado seis entradas y registros.

La investigación comenzó en mayo de 2017 después de que un particular se pusiera en contacto con los Mossos d’Esquadra y denunciara la formación de una célula yihadista. Los Mossos iniciaron entonces un operativo que ha concluido esta mañana con la detención de cinco de los acusados de terrorismo, organización criminal y delitos contra el patrimonio. Los cinco pasarán a disposición del Juzgado de Instrucción Central 6 de la Audiencia Nacional, según fuentes policiales. El CNI ha participado en la investigación de Mossos, aportando apoyo e inteligencia, según fuentes policiales.

El comisario de información de los Mossos, Manel Castellví, sostiene que los cinco integrantes han estado vigilados en todo momento y en ningún momento han tenido la "capacidad" de perpetrar un gran atentado. Tres de los arrestados son procedentes de Argelia, uno de Libia y otro de Iraq. El comisario no ha añadido que relación mantiene el grupo duro de los investigados con los 12 arrestados por delitos contra el patrimonio –entre todos suman 369 delitos de patrimonios perpetrados en el centro de la capital catalana- aunque todo apunta que unos subvencionaban las acciones de otros gracias a los robos con violencia y al hurto, con los turistas como sus principales víctimas en la ciudad de Barcelona. Esto doce no serán trasladados a la Audiencia Nacional y su causa quedará abierta en Barcelona.

Fuentes cercanas al caso aseguran que los integrantes de la célula se habían radicalizado consumiendo contenido yihadista en internet. Todos llevaban una vida austera, tienen entre 33 y 44 años y sobrevivían gracias a los robos. El caso está bajo secreto de sumario y no se descartan nuevas detenciones.

Los agentes sacan un detenido en el operativo en la calle Consell de Cent. ver fotogalería
Los agentes sacan un detenido en el operativo en la calle Consell de Cent.

Cinco de los registros se han efectuado esta mañana en la ciudad de Barcelona, uno de ellos en el barrio de La Ribera en Ciutat Vella, en el corazón turístico de la ciudad, donde se cometen buena parte de los robos que se producen en Barcelona (el 59 % de los delitos de la capital catalana son hurtos). El sexto registro se está llevando a cabo en Igualada.

Pasaban pocos minutos de las seis de la mañana cuando decenas de agentes de los Mossos d’Esquadra accedían a un piso situado en la calle Arc de Sant Cristòfol en el céntrico barrio barcelonés de la Rivera. Un edificio situado frente al Forat de la Vergonya, un parque que es escenario de pequeños robos y menores esnifando cola. Mohamed es el presidente de la escalera de un edificio de alquileres de protección oficial. A las seis de la mañana asegura haber visto “drones sobrevolando el exterior del edificio”. Después, un golpe seco en una de las viviendas y a la policía. Tras horas de registros y decomisos los agentes se han llevado detenido a uno de los dos jóvenes que el pasado verano okuparon el piso. Es un argelino de nombre Rabah. Su compañero de piso, Fatú, niega que su compañero sea un terrorista: “Es un ladrón de carteras… pero no un terrorista. Mira aquí hay marihuana… un terrorista no iba a tener esto en casa”, defiende. El piso está revuelto y media docena de bicicletas en perfecto estado delatan que los dos jóvenes no las han conseguido por los canales habituales. “Las vendemos en el mercadillo de Las Glories”, sonríe Fatú que lleva varios años viviendo en la ciudad. Mohamed también duda que sean terroristas: “Aquí somos todos muy religiosos y estos chicos están todo el día drogados, robando y escuchando reguetón”.

El consejero de Interior, Miquel Buch, ha asegurado tras la operación: “Los detenidos querían cometer atentados pero el trabajo de análisis de los Mossos d’Esquadra ha conseguido que en ningún momento hayan podido llevárlos a cabo”. Fuentes cercanas a la investigación mantienen que aunque tenían voluntad de atentar no habían fijado ningún objetivo. Buch ha agradecido su trabajo a los más de un centenar de agentes que han participado en el operativo entre ellos áreas especializadas como el Grupo Especial de Intervención (Gei), los Tedax o la unidad canina.

En ocasiones, las personas que llevan a cabo atentados terroristas tienen un pasado vinculado a la delincuencia común. Un ejemplo es el terrorista de Estrasburgo, Chérif Chekatt, de 29 años, que mató a cinco personas e hirió a 11 en diciembre en un mercadillo de Navidad. Chekatt acumulaba 29 condenas por delincuencia común.

 

 

Detenido en Málaga un joven que quería unirse a Estado Islámico en Siria

efe

La Policía Nacional ha detenido en Manilva (Málaga) a un joven de 27 años y nacionalidad marroquí por su presunta pertenencia al Estado Islámico tras contactar por Internet con varios terroristas en Siria y manifestarles su intención de unirse a la organización. Según informa la Dirección General de la Policía Nacional, el arrestado realizó el juramento de lealtad y obediencia a la organización terrorista y a su califa Abu Bakr Al Baghdadi, lo que implica en muchos casos para miembros de Daesh en suelo europeo el paso previo a la comisión de atentados.

En los últimos meses, el detenido había intensificado sus publicaciones en los perfiles de redes sociales que administraba y en las que evidenciaba una progresiva determinación yihadista y su adhesión al Estado Islámico.

Las averiguaciones han podido determinar que el detenido no se desplazó hasta la zona de combate debido a las dificultades actuales que atraviesa esta organización terrorista en su matriz en territorio sirio, y por la falta de recursos suficientes para hacerse cargo de su familia en España cuando él ya no estuviese. Por estos problemas, el arrestado decidió quedarse en España y, "llegado el caso, llevar a cabo acciones terroristas dentro de nuestras fronteras", destaca la Policía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >