Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña bate su récord de población

El impulso de la inmigración permite superar los 7,5 millones de habitantes pese a que la despoblación contrae a 14 comarcas

Poblacion Cataluña
Aglomeración de gente en Barcelona.

Cataluña ha registrado este año su récord histórico de población. El Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat) ha publicado un balance sobre los movimientos de población y sitúa en 7.543.825 el número de personas que residen en Cataluña. La cifra representa un aumento interanual de 47.549 habitantes y permite superar el máximo histórico que se logró en 2012. La natalidad se ha impuesto a las defunciones (+ 638) pero el motor del crecimiento son las llegadas desde el extranjero: han venido para quedarse 151.878 personas y se han marchado otras 108.770, dejando un remanente positivo de 43.000 habitantes. También es favorable para Cataluña (+4.216) el saldo migratorio con el resto de España. Andalucía y la Comunidad Valenciana concentran el grueso de las llegadas.

En 27 de las 42 comarcas que configuran el mapa de Cataluña se ha registrado un aumento del número de habitantes. Lideran la lista el Baix Penedès, el Gironès, el Alt Penedès y Osona, pero el despoblamiento amenaza la Terra Alta, el Pallars Jussà, las Garrigues y la Ribera d'Ebre.

Las comarcas donde más se ha notado el impacto migratorio son el Barcelonès, por la contribución de la migración llegada del extranjero, y el Vallès Occidental, el Maresme y el Baix Llobregat, por una aportación dual de la migración: tanto de la interna, llegada otras zonas de España, como de la migración externa.

Envejecimiento de la población

Según el Idescat, la diferencia entre nacimientos y defunciones deja una diferencia positiva de 638 habitantes, un dato exiguo pero que rompe con la tendencia general que se observa en el conjunto de España. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el balance de nacimientos y defunciones, valor que se conoce como crecimiento vegetativo, queda en -46.590, el más bajo de los últimos 70 años. El INE alerta de que solo las llegadas desde el extranjero, un saldo positivo de 121.000 personas en el primer semestre, compensan la baja natalidad.

Cataluña no se escapa de los efectos del envejecimiento. La cifra de población mayor de 65 años supera los 1,4 millones de habitantes. En un año, esta franja de población ha incorporado 21.106 personas, por efecto del progresivo aumento de la esperanza de vida y por las oleadas de generaciones, cada vez más numerosas, que llegan a los 65 años. La población de 15 a 64 años también ha aumentado en 26.705 personas. En cambio, la franja de 0 a 14 años pierde en un año 262 efectivos y se estanca en los 1,1 millones.

El Idescat revela que el proceso de envejecimiento de la población catalana ha continuado el 2018, "como resultado de la combinación de una natalidad baja y de una esperanza de vida alta". El porcentaje de población que tiene 65 años o más ha pasado del 18,6% en 2017 al 18,8% en 2018. La composición por edades de los mayores de 65 años también envejece, y la ratio entre mayores de 85 años y mayores de 65 años (índice de sobreenvejecimiento) ha pasado del 16,4 en 2017 al 16,7 en 2018.

El Idescat, igual como hace el INE, trabaja con una metodología estadística para calcular la población residente en Cataluña. La cifra del total de ciudadanos que están empadronados está un poco por encima, unas 100.000 personas más, de los números que aporta el Idescat. El organismo apunta que el padrón suele presentar imprecisiones porque cuando una persona se va de Cataluña, normalmente no hace el trámite de darse de baja en el padrón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información