Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viajes y barbacoas para amañar el contrato de basuras en Sabadell

Un informe policial del ‘caso Mercurio’ detalla la fluida relación entre el gobierno del exalcalde Bustos y la empresa ganadora antes de adjudicar el concurso

Un vehículo del servicio de limpieza de Sabadell
Un vehículo del servicio de limpieza de Sabadell

A los amigos hay que cuidarlos, especialmente si con esos amigos se hace negocios. Y esto es lo que hacía el Grupo Vendex con el Ayuntamiento de Sabadell. La empresa cuidaba a concejales y técnicos el Consistorio pagándoles viajes, comidas, anulando multas de aparcamiento o incluso pagando eventos electorales, a cambio de quedarse con el concurso de la recogida de basuras, el más suculento de la ciudad: 18,5 millones de euros anuales.

La jueza Beatriz Faura, que instruye el macrocaso Mercurio, de corrupción generalizada en este consistorio vallesano, concluyó que la adjudicación a Smatsa, filial del Grupo Vendex, fue “fruto de un amaño planificado, organizado y dirigido” por una “organización criminal” formada por altos cargos del Ayuntamiento y la dirección del grupo empresarial.

Concretamente, la magistrada coloca al frente de este grupo a Francisco Bustos, ex concejal de Espacio Público y hermano del ex alcalde del PSC Manuel Bustos y a Xavier Izquierdo, director de dicha área. También implica al ex alcalde porque considera que los dos anteriores actuaron con “conocimiento, beneplácito y consentimiento” suyo. También como líderes de la trama apunta al presidente del Grupo Vendex, Gervasio Rolando Rodríguez, y al gerente de Smatsa, Eugenio Ángel Díaz.

Incluyendo a estos cinco, la jueza ha imputado a 18 personas por una gran variedad de delitos que van desde el tráfico de influencias, prevaricación, violación de secretos, cohecho, falsificación documental, fraude electoral y blanqueo de capitales. Los investigados, entre ellos los hermanos Bustos, están citados a declarar la próxima semana. Los representantes de Smatsa y de Francisco Bustos han declinado hacer declaraciones a este diario.

Las cifras del ‘macrocaso Mercurio’

Estallido. La investigación salió a la luz el 27 de noviembre de 2012 cuando agentes de los Mossos d'Esquadra entraban en el Ayuntamiento de Sabadell destapando una trama de corrupción en el Gobierno de Manuel Bustos. Las perquisiciones se remontan a 2009 a raíz de una denuncia de un presunto pago de mordidas de empresarios para ganar concursos.

Sumario. La investigación se ha desgajado en 38 causas separadas con más de 10.000 folios. De ellas, solo quedan vivas 14.

Imputados. Hasta el momento hay una setentena de investigados, aunque no se descarta que esta cifra aumente. 

Juicios. Dos celebrados. El primero condenó a Bustos a 16 meses de prisión y cuatro años de inhabilitación. El segundo, sobre la anulación de multas, está pendiente de sentencia.

La investigación sobre el contrato de basuras —que conforma la pieza 28 del caso Mercurio, que se perfila como la de más enjundia de todas— ha generado un ingente atestado policial de 530 páginas que se alimenta de los indicios hallados por los Mossos, pero también de las investigaciones de la Guardia Civil sobre el Grupo Vendex en el marco del caso Pokémon, que condujeron hasta Sabadell.

El informe policial detalla cómo se amañó el concurso, incluso durante la redacción de los pliegos. “Cuando estudiamos el borrador del tema, hay una cláusula específica que dice, que la metimos a propósito así redactada…”, dice el gerente de Smatsa a su superior, el presidente de Vendex, en una de las conversaciones intervenidas. Estas y los mails recuperados durante los registros a la empresa y al Ayuntamiento también revelaron que Smatsa —adjudicataria de las basuras desde 1976 hasta la actualidad— tenía en sus manos los pliegos del concurso hasta tres meses antes de publicarse.

El supuesto amaño se hacía en reuniones físicas —algunas en domicilios particulares en forma de cena o barbacoa— y también en conversaciones telefónicas a través de un teléfono secreto que tenía Manuel Bustos. “El número uno [Manuel Bustos, según los investigadores] y el número dos [Francisco Bustos] han dicho que no se mueva nadie e incluso han sacado un teléfono especial, de esos de tarjeta, con otro número”, comentan los responsables de Vendex. También en viajes secretos, como el que hizo el concejal a Madrid, en abril de 2012, dos meses antes de adjudicarse el concurso de basuras, para reunirse con los directivos del grupo, tomando medidas de seguridad para no ser visto. El presidente de la compañía admitía en una llamada poco después que en ese encuentro lo habían “atado todo de cara a la adjudicación”. Los investigadores sospechan que en algún momento incluso se podría haber pagado algún soborno. “Ese huevo quiere sal”, suelta Rodríguez.

Pero los favores se pagan. Vendex sufragó, entre 2009 y 2012, al menos una decena de viajes a cargos del consistorio, tanto a ferias como de ocio, a Alemania, París o Melilla. Smatsa también asumió la factura de numerosas comidas con Francisco Bustos: casi 2.000 euros por 13 ágapes solo en 2012, el año de la adjudicación. La mayoría, en el restaurante Migas, propiedad del ex concejal. “Este restaurante resultaba deficitario a vistas de las conversaciones y el dinero de Smatsa favorecía su situación económica”, concluyen los investigadores. Smatsa también habría colocado a “familias y amigos” de cargos del ayuntamiento, a petición de estos, y anulado multas de aparcamiento de la zona azul, que gestionaba otra empresa de Vendex.

La investigación revela que Smatsa llegó incluso a patrocinar, según admite su gerente en una conversación, la cena de presentación de Manuel Bustos como candidato a las municipales de 2011, que habría ascendido a 100.000 euros. Los agentes aseguran que solo 9.162 euros —el alquiler y limpieza del recinto— se facturaron como gasto electoral. El resto, según los proveedores, o emitieron facturas a nombre de militantes o del restaurante de Bustos, o aseguran que no cobraron. La empresa que sirvió la cena admitió haber cobrado casi 30.000 euros en efectivo, “y sin factura alguna”, en la sede del PSC de Sabadell y que el partido le pidió que otros 36.000 los facturara como gastos de la Fiesta de la rosa.

La mancha se extiende

La pieza de Smatsa podría servir para tirar del hilo de otros posibles concursos amañados que habrían beneficiado el grupo Vendex. En ellos habría intercedido especialmente Francisco Bustos, como primer secretario de la Federación Vallès Occidental Sur del PSC, que ejercía una fuerte influencia en los ayuntamientos vecinos gobernados por los socialistas.
“Nos hemos presentado a la limpieza del [hospital] Parc Taulí. ¿Eso depende del Ayuntamiento en alguna medida?”, le pregunta el gerente de Smatsa al concejal.

La jueza Beatriz Faura ha decidido abrir nuevas diligencias para investigar este concurso del hospital de Sabadell, pero también la adjudicación de la zona azul en Montcada i Reixac o de la recogida de basuras en Barberà del Vallès. También investiga el patrocinio de Vendex a entidades de la ciudad como el Club de Tenis o el Centre d’Esports Sabadell, entre otros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >