Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bartomeu Marí dejará la dirección del Museo de Seúl

El exdirector del Macba fue el primer extranjero en ocupar el cargo y su nombramiento generó muchas polémicas

Bartomeu Marí, en una fotografía de archivo.
Bartomeu Marí, en una fotografía de archivo.

El Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Seúl (MMCA) no renovará el mandato al español Bartomeu Marí (Ibiza, 1966), el primer extranjero nombrado director de la principal institución coreana dedicada al arte actual. Lo anunció el miércoles el propio Marí tras ser informado por el Ministro de Cultura, Deporte y Turismo de Corea del Sur, que cuando expire su contrato de tres años a finales de diciembre, convocará un concurso público para elegir un nuevo director.

Sin ocultar su sorpresa y decepción, Marí difundió un comunicado agradeciendo su equipo y la posibilidad de liderar uno de los principales museos asiáticos. “Dirigir el MMCA me ha permitido adquirir un profundo conocimiento del arte moderno y contemporáneo de Corea y quiero expresar mi agradecimiento a todos aquellos que me han apoyado y ayudado a cumplir con el objetivo de darlo a conocer a nivel internacional, algo que continuaré a hacer con el deseo de que su reputación crezca aún más en todo el mundo”, ha afirmado Marí. Curiosamente la voluntad de posicionar el MMCA en el ecosistema museístico internacional, recortándole un lugar en los foros extranjeros ha sido la razón de que no se le renovara el contrato.

Marí se fue de España a finales de 2015 tras dimitir después de siete años como director del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, a raíz de la polémica generada por la presunta censura de una escultura que reproducía las facciones del rey emérito Juan Carlos siendo sodomizado por una líder indígena.

Tras presentar su dimisión en marzo de 2015, en diciembre Marí ganó el concurso para dirigir el MMCA, superando varios candidatos surcoreanos. Desde el primer instante la decisión del jurado generó polémicas en los círculos artísticos más tradicionales, que no dejaron de criticarle durante los tres años de su mandato precisamente por cumplir con los objetivos que se había marcado, es decir, posicionar el museo en el circuito internacional.

Tras unos inicios borrascosos, Marí consiguió demostrar su valía y hacerse con el apoyo de la escena artística más vanguardista que al principio había mostrado su recelo a través de un manifiesto en su contra por el caso Macba. Además, junto a las muestras de destacados extranjeros como Richard Hamilton, Jonas Mekas, Krzysztof Wodiczko o Akram Zaatari, Marí programó numerosas colectivas de creadores coreanos y presentó varias visiones de la colección del museo, en la que prevalecen los artistas nacionales. Sin embargo, ni sus actuaciones ni el apoyo del sector más aperturista del arte surcoreano le han permitido conservar el cargo. “Ahora quiero concentrarme en terminar bien los proyectos que tengo en marcha y dejar planificado el programa de 2019 para que el museo no sufra ningún parón y pueda continuar sus actividades de forma normal y cumpliendo con los más altos estándares”, indicó Marí, que por el momento no ha dicho si tiene pensado volver a España o seguir trabajando en el extranjero. Antes de dirigir el Macba, tras la marcha de Manuel Borja-Villel al Reina Sofía, Marí había sido director del museo Witte de With de Róterdam (Holanda) y curador para numerosas instituciones como la Fundación para la Arquitectura de Bruselas, la Bienal de Taipei (Taiwán) o el Pabellón Español de la Bienal de Venecia 2005. El anuncio del nuevo revés profesional de Marí ha encendido las redes sociales, que se han volcado en demostraciones de aprecio, elogios y parabienes para su próxima etapa.