Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Monumento a Colón pierde la cabeza de una escultura

El Ayuntamiento reconstruye la estatua decapitada de Jaume Ferrer de Blanes

Estatua decapitada del monumento a Colón.
Estatua decapitada del monumento a Colón. EL PAÍS

Los técnicos municipales que se encargan de preservar el patrimonio de arte público del Ayuntamiento de Barcelona llevan semanas restaurando una estatua del conjunto escultórico del monumento a Colón que fue decapitada en el transcurso de una gamberrada perpetrada hace dos meses. El trabajo, según los propios responsables de patrimonio, es complicado, y alertan de que el conjunto escultórico de piedra del monumento no se encuentra en las mejores condiciones.

“Unos chicos se subieron sobre la escultura que representa al astrónomo Jaume Ferrer de Blanes. Se apoyaron en el cuello y la cabeza cayó al suelo impactando y rompiéndose en algunos trozos”, denuncia Hosta. La arquitecta detalla que durante estas semanas se han realizado diferentes trabajos para “consolidar” la cabeza. “La hemos limpiado, consolidado para que sea más resistente, hemos rehecho los trozos rotos con morteros especiales y se ha intentado igualar. El cuello también estaba muy mal y lo hemos reparado también. Ahora tendremos que taladrar la escultura y colocar la cabeza”, informa. Hosta asegura que el mal estado del grupo escultórico de la base del monumento se debe, entre otros, al material con el que están hechos. “Se construyeron con piedra de Alicante. Un material blando y fácil de trabajar pero que no aguanta bien los cambios de temperatura. Por eso se han ido deteriorando y desfigurando las esculturas. Una vez tengamos colocada la cabeza habrá que tomar una decisión sobre qué se hace con estas esculturas porque cada vez están más estropeadas”, anuncia.

La solución puede ser sustituirlas por unas reproducciones, restaurarlas o, quizás, simplemente retirarlas. De hecho, a muchas de estas estatuas les persigue la polémica desde que la CUP exigiera la retirada del monumento. Entre las esculturas más criticadas se encuentra la de un ermitaño al que un indígena besa la mano o la de un militar con otro indio arrodillado junto a él.

La primera piedra del monumento a Colón se colocó el 26 de septiembre de 1881. El conjunto mide desde la base hasta el punto más alto del monumento 60 metros y está coronado por una estatua de Cristóbal Colón de 7,60 metros de altura. En la base de la columna hay varias estatuas, entre ellas cuatro que representan Cataluña, Aragón, León y Castilla. Otras cuatro representan a los personajes catalanes que ayudaron al descubridor en sus viajes: el financiero Lluís de Santàngel; el monje de Montserrat Fra Bernat Boïl; el capitán de navío Pere de Margarit y el astrónomo Jaume Ferrer de Blanes.

La figura de Blanes fue esculpida por el escultor Francesc Pagès e inaugurada, como el resto del monumento, el 1 de junio de 1888 en plena Exposición Universal. La cabeza de Blanes regresará en las próximas semanas al conjunto escultórico. Ahora el paje que acompaña la estatua mira al astrónomo decapitado mientras sostiene una esfera terrestre.