Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell pide que no se reconozca “ninguna superioridad moral al independentismo”

El ministro de Exteriores reclama "racionalizar el debate para que las emociones no se desborden"

Josep Borrell, en el centro, con dirigentes de Societat Civil Catalana.
Josep Borrell, en el centro, con dirigentes de Societat Civil Catalana.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha pedido este domingo a la sociedad catalana que no reconozca "ninguna superioridad moral a los que defienden la independencia". Considera que los partidarios de la secesión "están en su derecho" de pensar lo que deseen, "pero no son mejores catalanes que yo o que vosotros", ha dicho.

Borrell ha realizado estas declaraciones en el acto de clausura de la Escuela Internacional de Verano de Barcelona organizada por Societat Civil Catalana que se ha celebrado bajo el lema La democracia constitucional del siglo XXI.

Durante su intervención ha remarcado la nueva etapa que se ha abierto en España con la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa y ha dicho que es tiempo de "racionalizar el debate, para que las emociones no se desborden". "Hemos de intentar que los ánimos vuelvan a un punto para retomar el diálogo" y ha dicho que hay que "hacer un esfuerzo para empezar a hablar, demostrando empatía y aplicando los mecanismos previstos".

En ese sentido ha destacado que la puesta en marcha de la comisión bilateral Generalitat-Estado era un mecanismo previsto y ha asegurado que "no es normal que lleve tanto tiempo sin reunirse". Abundando en esa idea ha añadido: "No es un invento que se haya sacado Pedro Sánchez de la chistera, está en el Estatuto".

En otro momento Borrell ha asegurado que "el Gobierno no va a dejar que se ejerza el llamado derecho a la autodeterminación", porque considera que no existe, en contra de lo que reclama el independentismo. "Dejen de decir que el derecho internacional apoya el derecho a la autodeterminación, porque no es cierto. Se puede estar a favor del derecho de autodeterminación, pero no con argumentos falsos", ha insistido.

En este sentido, el ministro de Asuntos Exteriores, ha dedicado buena parte de su intervención a rebatir el argumentario de las formaciones independentistas. Así, ha explicado que "España no es un Estado represivo y no nos hemos dejar de comer el coco con ese argumento", al tiempo que ha recordado los diversos indicadores de calidad democrática que sitúan a España entre los países líderes del mundo. También ha insistido en que el rechazo a la euroorden contra Carles Puigdemont no ha supuesto ninguna condena al Gobierno, porque se trata, ha dicho de "un debate entre jueces que antes se hacía entre ministros".