Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco obras de teatro inconformistas en el Grec

Entre la ingente producción del festival de Barcelona seleccionamos cinco piezas muy críticas con el mundo globalizado

Una de las proyecciones de la obra 'La revelación'.
Una de las proyecciones de la obra 'La revelación'.

El teatro es, por encima de todo, el reflejo de la realidad. Y cuando la realidad no gusta, el teatro se convierte, por lo tanto, en una herramienta de crítica social. La apretada programación del Grec, que se ha inaugurado oficialmente este lunes con El poema de Guilgamesh, rei d’Uruk, de Oriol Broggi, nos permite trazar un itinerario a través de obras que plasman abusos de poder, injusticias cotidianas, totalitarismos, racismo, machismo... Sugerimos cinco muy diferentes entre sí, con lenguajes teatrales que pasan por el teatro de texto, por las nuevas tecnologías, por la performance, por la versión de un clásico y por una apuesta narrativa que juega con la participación (virtual, digamos) de los espectadores.

'Gentry'

Los vecinos acaban expulsados de su barrio porque se ha revalorizado. Esto se llama gentrificación, un neologismo que hasta hace poco nadie sabía qué quería decir y ahora sufren miles de ciudadanos de la mismísima Barcelona que ceden sus pisos a gente acomodada que pasa a disfrutar de una zona rabiosamente de moda. Alba Valldaura, Mariona Naudin y Ireneu Tranis, el colectivo Mos Maiorum, igual que hicieron con su espectáculo anterior, sobre el conflicto de la inmigración, reproducen en escena testimonios auténticos de los “gentrificados”: sus dudas, su indignación, su pena. Mientras el público se vuelve un elemento escénico más, formando parte de la dramaturgia, los tres actores/creadores interactúan con las imágenes, los vídeos, los paisajes cambiantes, la poesía del drama. Teatro documental y documentado, crítico e inconformista que ganó el premio Adrià Gual 2017 para estrenarse este Grec.

Hiroshima. Del 7 al 9 de julio.

'Shenzen significa infierno'

El tándem italiano que forman el dramaturgo Stefano Massini y del director Roberto Romei vuelve al Grec y vuelve a hacerlo con un montaje absolutamente crítico con un mundo globalizado. Si Lehman Trilogy (en el Grec 2016) reflejaba la crisis financiera mundial, ahora nos adentra en una fábrica de componentes electrónicos en China, donde cuatro obreros tienen que pasar una serie de pruebas ante una examinadora sin compasión ni escrúpulos que los somete a una presión psicológica brutal. Es un tema muy tratado por Massini (su obra Siete minutos, que todavía no se ha visto aquí, también nos pone ante injusticias laborales invisibles) y de una manera efectiva y efectista: Sandra Monclús es la única protagonista en el escenario y representa el poder abusivo de las empresas, por encima de cualquier ley, de cualquier piedad... Cuatro sillas vacías. Ningún attrezzo. Es el público quien responde, en su mente, a las preguntas de la empresaria.

Tantarantana. Del 6 al 29 de julio.

'Kingdom'

La Agrupación Señor Serrano ha creado un estilo propio. Es teatro pero es mucho más. Juegan milimétricamente con maquetas, con filmaciones que capturan en directo lo que están narrando con miniaturas y lo proyectan, agigantado, sobre grandes pantallas. Y con coreografías que oxigenan, de vez en cuando, la escena. Todo para conseguir una dramaturgia marca de la casa que superpone varias tramas, en un espacio escénico ocupado por los autores/actores/maquetistas que se mueven entre mesas repletas de objetos y se contorsionan armados con minicámaras. Después de obras premiadas y reconocidas como A house in Asia, Brickman Brando Bubble Boom o de la más reciente Birdie, con Kingdom recuperan el mito de King Kong para orquestar una crítica feroz al capitalismo y al consumismo que de este se deriva creando una escenografía caótica, punk, descontrolada.

Lliure de Montjuic. Sala Fabià Puigserver. 4 y 5 de julio.

'La revelación'

Jorge-Yamam Serrano, con la experiencia que le da haber hecho, por ejemplo, Camargate, sobre las grabaciones ilegales en un restaurante de Barcelona que comprometían políticos catalanes, nos sumerge (literalmente) ahora en el mundo de los whistleblowers, los filtradores de información reservada a través de las redes sociales. Los protagonistas son suficientemente conocidos: Julian Assange, Chelsea Manning y Eduard Snowden. Teatro de cerca y la Compañía La rueda consideran que estos personajes recuerdan clarísimamente el mito del loco que grita la verdad en medio de la plaza pública y es acusado de traidor y encarcelado o asesinato. Porque la información y la comunicación (y la censura) son tan antiguas como la humanidad. La crítica a las formas de control de los gobiernos y a los ataques descarados a la libertad de expresión está servida en una obra en la cual, aunque no lo parezca (es teatro, ¿no?), todos los diálogos, las situaciones y los documentos que lo arman son reales.

Lliure de Montjuic. Espai Lliure. Del 11 al 14 de julio.

'Filoctetes'

La obra de Sòfocles habla del héroe griego que, camino de Troya, es mordido por una serpiente y, ante las incomodidades que la situación ocasionaba (¡qué pestazo!, ¡qué gritos...!) la expedición lo abandona en la isla de Lemnos. Pero el destino hará que, después de haberlo traicionado, lo vuelvan a buscar porque necesitan su arco. Usarán al amigo para arrebatarle el arma. Los clásicos, como se sabe, lo son porque mantienen su vigencia a lo largo del tiempo. Y Filoctetes sirve a Antonio Simón y Jordi Casanovas para hacer esta propuesta con todas las referencias que se desboran del mundo contemporáneo: personajes corruptos, traiciones, mentiras, hipocresías, vilezas morales... Y los excluidos son siempre los mismos.

Teatre Grec. 31 de julio.