Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS LUGARES DE... Llum Barrera

Donde se alcanza la paz a través del sudor

La actriz confiesa su debilidad por las churrerías, el yoga y por ver a su pareja con boina

La actriz y presentadora Llum Barrera, en el Retiro.
La actriz y presentadora Llum Barrera, en el Retiro.

1. Taberna J. Blanco. En La Latina, pero apartado del meollo y del turismo. Casero, auténtico y tradicional. Croquetas de madre, cocido de madre, chuletón de madre... Todo tradicional. Lo que más me gusta de Madrid son las tiendas con las bragas puestas en el escaparate. Pues bien, este es el espíritu de esta taberna. (Calle de Tabernillas, 23).

2. Bikram Yoga Boadilla. Antes el yoga me parecía una tortura, pero un día hice una apuesta con mi amiga Toni Acosta, y gracias a ello he descubierto la paz desde el sudor. Ahora no puedo dejarlo. Espero que no me pase como a Pablo Motos, que se ha quedado pillado y no ha vuelto. (Avda. del Infante Don Luis, 15; Boadilla).

3. Sombrerería Yoqs. La descubrí por mi chico, al que le encantan las gorras y las boinas. Es el paraíso de los calvos. Lo que venden los es barato, pero sienta muy bien. Es ponerse una de esas y ya están guapos. Por eso yo voy cuando quiero regalarle algo a mi chico, para mí no compro no soy muy de gorros, más allá del sombrero de paja en verano. (Calle de Hortaleza, 13).

4. Óptica Kepler. Yo no veo un pimiento, y aunque intento estirar las lentillas todo lo que puedo, a veces no tengo más remedio que ponerme unas gafas. Las de aquí me encantan porque tienen unas monturas muy originales, y una oferta infinita donde elegir. Y hace que, si no te queda más remedio que llevar gafas, por lo menos, que sea un trago de buen gusto. (Calle de Vallehermoso, 73).

5. Federal Café. La gente suele decir que estos sitios son muy parisinos, pero en España vamos de guay y nos gusta más definirlos como neoyorquinos. Pues bien: es uno de esos, con una decoración muy moderna, una carta muy rica, y todo planteado para que estés a gusto. Por eso solemos hacer allí las reuniones de teatro para las lecturas previas con el director y el escenógrafo. (Plaza de las Comendadoras, 9).

6. Navel Art. Es una sala que han abierto unos amigos, de artes escénicas y plásticas. Hacen exposiciones de artistas emergentes y tienen salas de ensayos... El gran problema en Madrid es encontrar sitios dentro de la ciudad donde haya espacio para trabajar. Normalmente tienes que coger el coche e irte lejos para ensayar en un sitio lo suficientemente amplio, y eso es una pesadilla porque metemos muchas horas. Por eso ahora vamos mucho aquí antes de estrenar una obra. (Paseo de los Melancólicos, 9).

7. Casa Esteban. Un bar de toda la vida, con buen rollo. Allí solemos ir a celebrar, porque nos llevamos muy bien con los dueños. Uno de esos bares donde encuentras la felicidad en las pequeñas cosas. (Calle de la Cava Baja, 36).

8. Casa de Vacas. Me pilla cerca de mi oficina de representación, es algo así como un foco de cultura entre árboles, y un sitio por el que paso a menudo. Pero en general, todo El Retiro es muy especial para mí. Fue uno de los primeros sitios a los que fui cuando llegué a Madrid, hace ya casi 20 años. Y sigue siendo uno de los mejores sitios para perderse en medio del bullicio. (Paseo de Colombia, s/n; parque del Retiro).

9. Churrería La Encarnita. Es muy pequeña, pero pasas por fuera y piensas: “Aquí me voy a comprar unas porras ricas fijo”. Ensayaba por ahí cerca, y es mi pecado. Soy muy de churros y porras. Ahora todo son foodtrucks de esos, en los que cualquiera te hace unas porras grasientas. Pero en este sitio te las hacen con mucho amor. Están deliciosas. (Calle de Meléndez Valdés, 45).

10. La Casa del Libro de Gran Vía. No hay cosa que me guste más que una librería, pero también una papelería. El olor a libro nuevo, a papel... Me pillaba cerca de la radio, así que siempre me paraba ahí y entraba para embriagarme. También compro lápices, otra de mis debilidades. Tengo cientos en casa sin usar. (Gran Vía, 29).

Más información