Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un alud de rocas sepulta a una pareja en un coche en Lleida

Los Mossos tratan de localizar los cuerpos bajo las piedras

El desprendimiento en la carretera leridana.
El desprendimiento en la carretera leridana.

Un desprendimiento de rocas de grandes dimensiones sepultó este lunes completamente un coche que circulaba por la carretera secundaria LV-9124 a su paso por Castell de Mur (Lleida). Los Mossos d'Esquadra y los Bomberos de la Generalitat buscaban a última hora de la tarde bajo las piedras a los ocupantes del turismo. Según explicó el alcalde de la localidad, Josep Maria Mullol, se trata de un matrimonio de unos 75 años. El edil dio por hecho que el matrimonio perdió la vida en el suceso. Según Mullol, un hijo de la pareja informó de que sus padres no habían regresado a su casa, en el pueblo vecino de Sant Esteve de Sarga, después de haberse desplazado al mercado de Tremp, la capital de la comarca del Pallars Jussà.

Mullol contó a este diario que las características del vehículo ofrecidas por el familiar de las víctimas coincidían con las de algunos restos encontrados en el lugar del siniestro, que tuvo lugar a las tres y media de la tarde. El alcalde de Castell de Mur aseguró que nunca había visto un desprendimiento de rocas tan aparatoso en la zona como el del risco que cedió ayer. “Cuando llueve caen algunas piedras pero nunca obligan a cortar el tráfico”, detalló. Perplejo por la mala suerte de la pareja, a la que conocía personalmente y que circulaba por una carretera con muy poco tráfico, Mullol explicó que a 400 metros del lugar del accidente existe una parte del núcleo municipal abandonada, Les Esplugues. Esta zona quedó desierta hace unos 70 años. Según Mullol, los mayores del lugar aseguran que los habitantes se fueron del sitio en, parte, por las caídas de piedras, que en una ocasión llegaron a destrozar una vivienda.

En el lugar de los hechos trabajaron seis dotaciones del cuerpo autonómico de Bomberos, ocho de los Mossos d’Esquadra, una del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y un geólogo del Instituto Cartográfico de Cataluña para evaluar cuál era el estado del terreno afectado.