Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Currantes de biblioteca

Ante el difícil panorama laboral muchos trabajadores autónomos se ven obligados a montarse su oficina en bibliotecas públicas

Jana Pacheco, trabajadora autónoma que utiliza bibliotecas públicas como oficina, en la biblioteca del Reina Sofía.
Jana Pacheco, trabajadora autónoma que utiliza bibliotecas públicas como oficina, en la biblioteca del Reina Sofía.

Muchos trabajadores autónomos se ven obligados a trabajar desde casa, pero a gran parte de ellos les resulta infructuoso o incluso dañino para su salud mental: es preciso quitarse el pijama. Una opción es apuntarse al fenómeno de los coworkings, que prometen estilo californiano, modernidad y sinergias; otra, más modesta, es acudir, con el ordenador portátil a cuestas, a cafeterías con buen wifi o bibliotecas públicas.

“El nacimiento de mis tres hijos barrió mis románticas esperanzas de tener despacho en casa”, dice Paco Bescós, publicista, escritor (su última novela es El porqué del color rojo, publicada por Salto de Página) y tres veces padre, todo ello freelance. Ha trabajado en bibliotecas y centros culturales por Madrid, Pozuelo de Alarcón, Llanes (Asturias) o Calahorra (La Rioja). “Tú dices que vas a la biblioteca, pero en realidad sales a la calle con tu ordenador y tus trastos y te dedicas a probar suerte”, explica, “¿Qué tal está hoy de gente la biblioteca de Pozuelo? ¿Qué tal irá hoy la wifi del ayuntamiento de Calahorra? ¿Estará hoy pillada la mesa de cerca del enchufe en el bar?”.

El ambiente de trabajo idóneo a veces tarda en aparecer, su búsqueda es una parte más de la jornada laboral. La cosa también depende de su prole: “Ahora, por ejemplo, estoy pasando una época dorada”, ironiza, “mi hija acaba de empezar en una guardería que está al lado de un centro cultural (el Alfredo Kraus, en Mirasierra) con una estupenda sala de estudio; la llevo a la guardería, me meto allí y, seis horas después, la recojo”. Entre los escollos más comunes en este tipo de lugares, cuenta, está la lentitud del wifi, la falta de enchufes o la celebración de clases de flamenco en clases contiguas a la sala de estudio.

Sala de estudio del Centro Cultural Alfredo Kraus.
Sala de estudio del Centro Cultural Alfredo Kraus.

Desde el Ayuntamiento han notado el aumento de este tipo de usuarios en las bibliotecas municipales en los últimos años. “No tenemos estadísticas exactas en este sentido, pero estimo que podría ser del 20 o 25%”, dice Ángel Payar, jefe de servicio de Bibliotecas Públicas. Según explica, tras la crisis mucha gente ya se acercó a las 32 bibliotecas municipales a aprovechar la conexión a Internet, ahora aumentan los usuarios que llevan su propio ordenador para trabajar, así que en las bibliotecas se esfuerzan por mejorar la conexión dada la demanda creciente. Pero no solo se trabaja, también se busca empleo. “En los llamados puntos de empleo, en acuerdo con la Agencia para el Empleo, se encuentran ofertas de trabajo, programas de empleo o libros sobre el mundo laboral”, explica Payar.

Bescós no se considera especialmente precario. “Sería injusto decir eso teniendo en cuenta la cantidad de trabajadores que son precarios de verdad”, dice, “pero sí estoy pasando una época de incertidumbre, con una trituradora de dinero en casa y enfrentándome a este trapecismo sin red que es ser aprendiz de freelance. Necesito libertad de movimientos para hacer mi parte en el cuidado y educación de los niños, pero también ingresos para afrontar tantos gastos. No puedo afrontar el gasto fijo que es un despacho”. A Madrid ya la han llamado la Comunidad de los Autónomos: en el último año registró el mayor crecimiento de España, un 2,36%. Casi 389.000 trabajadores por cuenta propia según datos del Ministerio de Empleo, de finales de 2017. En toda España la cifra está en torno a 3.210.000 autónomos.

Teresa, que prefiere no revelar su identidad, es periodista freelance y madre. También deja a su hija en la guardería y se mete cuatro horas en la biblioteca. “Es gracioso porque hay más gente que viene con el carrito después de dejar a los niños en el colegio”, explica. El mundo de la madre freelance es complicado, según dice, “así que aprovecho estas cuatro horas para trabajar, si voy a casa seguro que acabo poniendo lavadoras o haciendo la compra”. Como anécdota cuenta la de estar comunicándose por WhatsApp con otra persona, por motivos laborales, y llegar la conclusión de que ambas estaban trabajando en una biblioteca: un mundo lleno de currantes de biblioteca. “No poder usar el teléfono es un buen contratiempo”, concluye Teresa, “pero lo peor es que nunca consigo cerrar del todo la oficina”, concluye.

La biblioteca del museo Reina Sofía es una de las más concurridas. Allí suele trabajar la productora, dramaturga y directora teatral Jana Pacheco. “Hablamos de coworkings y bibliotecas como algo guay para no hablar de precariedad laboral", dice, “yo trabajo en la biblioteca a pesar de tener un coworking maravilloso al lado, Lanau Espacio Creativo, porque me recuerda a la Facultad, a los compañeros, y hay un silencio que no hay en ninguna parte”. Pacheco hace de la necesidad virtud: utiliza los libros como paréntesis en el trabajo, los hojea como quien sale fuera a fumar. Así, dice, lo que lee se van colando en todo lo que hace. “Hacer algo que te gusta antes de trabajar aumenta la concentración”, afirma la productora, “así, entre trabajo y melancolía, se pasa mejor el día”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram