Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valentí Oviedo: “Me gustaría dar una visión más amable del Liceo”

Gestor cultural, gerente del ICUB en parte de este mandato, antes del Auditori y del Kursaal de Manresa, asume la dirección general del teatro

Valentí Oviedo, nuevo director general del Liceo.
Valentí Oviedo, nuevo director general del Liceo.

No se incorporará hasta mayo pero Valentí Oviedo tiene clara una idea: "Me gustaría dar una visión más amable del Liceo, más abierto". Toma el relevo a Roger Guasch al frente de la dirección general del teatro. Su perfil ha sido el más valorado en la comisión del Liceo, presidida por Salvador Alemany, que debía elegir entre los candidatos. Su nombramiento ha sido ratificado hoy por el patronato de la Fundación. Oviedo (Manresa, 1977) ha ocupado, desde 2016, la gerencia del ICUB del Ayuntamiento de Barcelona al que se incorporó de la mano del exregidor de Cultura, el socialista Jaume Collboni. Sin embargo, ha sido su experiencia como gerente y dinamizador del Auditori de Barcelona, cargo que ocupó entre 2013 y 2016, probablemente lo que haya hecho decantar la balanza entre los candidatos que optaban a la dirección del Liceo. Otras premisas que, a priori, tiene: "posicionar al Liceo de la mejor forma siendo realista y posibilista".

"Todavía tengo asuntos importantes que acabar de cerrar en el ICUB por eso no me incorporaré al Liceo hasta el mes de mayo", ha explicado. Entre esos asuntos, algunos como las licitaciones de las fiestas de la Mercè de este año, cerrar algunos concursos pendientes y afrontar la huelga que han anunciado los trabajadores de los museos para la próxima semana. Conocedor de la realidad del Liceo -el Ayuntamiento es una de las administraciones consorciadas en el teatro- Oviedo ya tiene una idea bastante aproximada de su situación. A él le tocará ahora afrontar un segundo plan financiero para lograr la estabilidad de las cuentas del teatro de La Rambla que salió de la zona de peligro pero que no ha conseguido sanear su cuadro económico, lastrado por una deuda de 15 millones de euros. Una deuda que se renegoció con las entidades financieras y que dependía, también, de una aportación extraordinaria de las administraciones que subvencionan el funcionamiento del teatro. Una situación que el pasado otoño empeoró por el importante impacto económico –calculado en una caída de 400.000 euros- a consecuencia de los atentados de La Rambla y de todos los acontecimientos relacionados con el procés.

Marta Clari toma la gestión municipal

La marcha de Valentí Oviedo en mayo supondrá la incorporación como gerente del ICUB de la psicóloga y pedagoga Marta Clari (Barcelona, 1966), que ostenta ese mismo cargo al frente del Área de Derechos de Ciudadanía, Cultura, Participación y Transparencia del consistorio. Clari, que asumirá las dos funciones, ya había sido gerente del ICUB en anteriores mandatos y también fue la responsable del Consorcio de Bibliotecas de Barcelona.

"Si he dado el paso ahora es, primero, porque soy un enamorado de la música  y porque creo que se daban ahora las circunstancias que igual en un futuro no se volvían a producir. También porque creo que mi servicio en el Liceo puede se útil para el teatro, la cultura y  Barcelona ", ha concretado. En el Auditori, Oviedo inició una etapa de apertura de la institución a músicas actuales, con ciclos como la electrónica y otros estilos, con la idea de captar a un público que escapaba a la tradicional oferta de música sinfónica. También fue bajo su gerencia cuando se introdujeron las ahora exitosas proyecciones de cine con la OBC en directo, un abaratamiento de precios para los jóvenes y una reformulación de los abonos. Unas ideas generales que, en principio, pueden casar con los retos que tiene el Liceo por delante.

Mejorar el patrocinio y atraer a más público son, de hecho, dos asignaturas pendientes del teatro que, como en las notas escolares, necesita mejorar. Y esa será la misión principal de Oviedo, licenciado en Administración de Empresas por el IESE que antes de su etapa en el Auditori, se encargó de la gestión del Teatre Kursaal y del Conservatori de Manresa.