Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXPOSICIONES

‘El Guernica’ con luces de neón

La Neomudéjar invita a reflexionar sobre la percepción del arte y sus vínculos con la publicidad

La obra 'Redibujando el Guernica', incluida en la exposición 'Percepción y la fragilidad del ser'.
La obra 'Redibujando el Guernica', incluida en la exposición 'Percepción y la fragilidad del ser'.

“La vista llega antes que las palabras. El niño mira y ve antes de hablar”, escribe el polifacético John Berger en el libro Modos de ver. Pero son, en realidad, nuestras experiencias y los conocimientos adquiridos a lo largo de nuestras vidas los que determinarán la manera de ver. Sobre esta idea ha querido reflexionar la artista Luisa Álvarez con su exposición Percepción y la fragilidad del ser (hasta el 4 de febrero en el Museo-Centro de Artes de Vanguardia La Neomudéjar; Antonio Nebrija, s/n).

La muestra, que mezcla el soporte audiovisual con piezas creadas con luces de neón, gira en torno a su obra principal, Redibujando el Guernica, que reinterpreta el trabajo de Picasso. Lo hace en base al estudio del director de fotografía José Luis Alcaine, quien afirma que Picasso se habría inspirado en la película Adiós a las armas (1932), de Frank Borzage.

Álvarez —que ya había realizado otras piezas de neón inspirada en bocetos del artista malagueño— cuenta que tras ver la película sintió curiosidad por el tema y comenzó a investigar. “Quería crear un discurso nuevo y combinar soportes y materiales”, explica la artista. Y prosigue: “He sacado una obra plana y la he situado en otro medio para generar otro tipo de inquietud”. Así, esta videoinstalación que une cine y paneles de neón logra crear “una nueva sensación de horror”, esta vez en movimiento. “Es un experimento de impacto visual en el que pretendo que el visitante perciba el cuadro original a través de otro tipo de material que le proporcione vida”, añade.

Álvarez se declara admiradora de Picasso y asegura que su trabajo trata de rendir homenaje a la inspiración artística: “Más allá de Alcaine, hay otras opiniones e interpretaciones sobre el Guernica, todas ellas válidas. Con esta pieza trato de reivindicar la idea eterna de que el artista bebe de muchísimas influencias, independientemente de cuál sea su disciplina”.

Otra de las secciones de la exposición, Coorporactivismo, aborda también la percepción como concepto, pero bajo el influjo de la publicidad. “De nuevo, el visitante puede observar estos mensajes en forma de neones y reflexionar sobre el impacto de los símbolos”. A Álvarez le gusta aportar humor y sarcasmo a sus obras, por eso aquel que acuda a ver su exposición tendrá que mirar dos veces para darse cuenta de que uno de los neones, aparentemente de Coca Cola, contiene, en realidad, las palabras Cara Cola.

“Es increíble cómo estos logos se han grabado en nuestras cabezas y cómo somos casi incapaces de reparar en lo que dicen realmente”, opina la artista, quien se encuentra actualmente desarrollando una pieza que presentará próximamente en la feria ArcoMadrid. La muestra se completa con un vídeo de entrevistas que profundiza sobre la parte biológica de la percepción y cómo afecta a nuestra vida cotidiana y a la construcción de formas y colores.

Además de Percepción y la fragilidad del ser, La Neomudéjar alberga otras tres exposiciones que apuestan también por el arte crítico: Una estancia mínima, de Shiri Shalem; Inframundo, de Francisco Santibañez, y la retrospectiva Huellas, heridas y ruinas, de Ángel Baltasar.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram