Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vientos de cambio en el CCCB

Rosa Ferré, jefa de exposiciones del centro que debe renovar su dirección, se va al Matadero de Madrid

Rosa Ferré deja el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. Ampliar foto
Rosa Ferré deja el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona.

Tras poco más de cinco años como jefa de exposiciones del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, Rosa Ferré (Extremadura, 1966) se va a Madrid para dirigir el centro cultural Matadero. De ese modo el CCCB, que está a la espera de la convocatoria para elegir el nuevo director, que sustituirá Vicenç Villatoro, se queda prácticamente descabezado. Filóloga con una larga trayectoria en la programación cultural, desarrollada enteramente en Cataluña, Ferré ha sido escogida entre 24 candidatos de los que ocho han quedado finalistas. Tras una entrevista personal, Ferré ha sido elegida de forma unánime por un jurado independiente, por primera vez en la historia de los centros que dependen del Ayuntamiento de Madrid.

“No se pedía un programa sino un proyecto de ideas. Yo aposté por intensificar la identidad de Matadero, hasta ahora un conjunto de instituciones diversas. Tras 10 años de trayectoria creo que necesita una línea comisarial fuerte basada en la interdisciplinariedad, los programas transversales y una intensa actividad digital que retroalimente la presencial”, explica Ferré, sin ocultar su alegría y emoción por el reto que implica un espacio de la envergadura del antiguo Matadero. La anterior directora, Carlota Álvarez Basso, lo concebía como un paraguas para muchas iniciativas diversas, mientras que ella lo ve como “un cuerpo vivo con cerebro, corazón y una fuerte intención”.

Ferré, que se incorporará a principio de enero, tendrá bajo su dirección un programa de residencias de artistas, el espacio Abierto por Obras que acoge grandes instalaciones específicas en la antigua cámara frigorífica, un archivo y un grupo de investigación, cuyos trabajos a menudo desembocan en exposiciones. Además se encargará de coordinar otras instituciones situadas en el mismo recinto, que tienen dirección propia, como el Teatro Español y la colección de la Fundación Sandretto que se inaugurará en 2019, en la Nave 9.

Hangar estrena director

Frente a la indefinición en la que se encuentran algunos centros culturales, en septiembre se realizó el concurso para la nueva dirección del Centro de Producción e Investigación de Artes Vistuales Hangar, para el periodo 2018 - 2022. Lluís Nacenta (Barcelona, 1976) sustituirá a Tere Badia y tomará posesión del cargo el 2 de enero. Su idea es favorecer el planteamiento multidisciplinar y fortalecer el posicionamiento de Hangar como espacio referencial de apoyo a la comunidad artística. Fundado hace 20 años por la Asociación de Artistas, cuenta con un patronato de 14 miembros.

“Me interesaba mucho el proyecto y creo que es un momento muy propicio en la evolución de Matadero. En el CCCB aprendí mucho y tuve tiempo para pensar en cómo se podían hacer las cosas de forma distinta, aplicando modelos de trabajo más experimentales. Creo que aquí voy a tener la posibilidad de ponerlos en práctica”, afirma la neo directora, resumiendo las fases del proceso de selección que ha sido especialmente rápido: el concurso se abrió el 12 de octubre se cerró el 13 de noviembre y el miércoles se dio a conocer el ganador.

Ferré, que ha sido fichada por tres años, deja atrás un contrato con el CCCB hasta 2020 y un programa de exposiciones para 2018 ya cerrado que se presentará a mediados de enero. “Nunca tuve la intención de optar a la dirección del centro y no me preocupaba el cambio que podía haber ni la situación actual de Cataluña”, asegura aludiendo al concurso para elegir un nuevo director que el CCCB debería convocar “en breve”. El Consorcio, formado por Diputación y Ayuntamiento, lo anunció con estas palabras el 6 de octubre, pero no se ha sabido nada más. Al director actual, Vicenç Villatoro, que ya ha manifestado la decisión de no volver a presentarse, se le acabó el contrato a finales de noviembre, pero ha sido renovado hasta septiembre 2018.

De esta forma el CCCB se suma a los centros en proceso de renovación. La fábrica de creación Fabra i Coats, que gracias a una nueva dirección aspira a convertirse en el centro de arte que Barcelona demanda desde hace años, espera el concurso hace varios meses. Se ha anunciado en diversas ocasiones, pero aun no ha salido. Queda envuelto en la incertidumbre también el futuro del centro de arte Santa Mònica, ya que tras anunciar su desmantelamiento el consejero de Cultura Lluís Puig huyó a Bélgica.

El contrato del director Jaume Reus termina el 31 diciembre y hay actividades programadas sólo para el primer trimestre del año. Sin embargo los artistas no flaquean en su empeño para salvar el centro y siguen recogiendo firmas para estar listos y presentar sus reivindicaciones tan pronto como sea nombrado el nuevo consejero de Cultura.