Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC recurre a los exconsejeros liberados para reflotar la campaña de Rovira

La exconsejera Meritxell Serret debutó ayer en la carrera electoral a través de un vídeo en Lleida

La candidata de ERC, Meritxell Serret, aparece a través de un vídeo en campaña.
La candidata de ERC, Meritxell Serret, aparece a través de un vídeo en campaña.

Esquerra empezó el camino al 21-D con unas encuestas halagüeñas. Pero con el paso de los días, la tranquilidad mutó en nerviosismo. A la ausencia de Oriol Junqueras, en prisión preventiva, se sumó la consolidación de la lista de Carles Puigdemont. En el partido nadie niega que la liberación de los exconsejeros Carles Mundó y Raül Romeva ha dado oxígeno a la campaña. Meritxell Serret debutó ayer en Lleida, vía vídeo. Con ello esperan dar aire a una campaña muy centrada inicialmente en Marta Rovira, una dirigente poco acostumbrada a estas tareas.

La duda ahora es si será suficiente. Marta Rovira, la candidata 'in pectore' se mostró confiada de un triunfo en escaños y votos. La campaña gráfica planteada por Esquerra también incluía la imagen de todos los exconsejeros presos y de los que huyeron a Bélgica, Antoni Comín y Meritxell Serret. Pero inicialmente el peso en los mítines y en las apariciones públicas recaía íntegramente sobre Rovira, a quien Oriol Junqueras ungió desde la cárcel de Estremera como reemplazo ante la imposibilidad de conducir la campaña él mismo. Ella se mostró dispuesta a hacer “lo que hiciera falta”. Una posición que aún defiende y que en ERC usan como arma arrojadiza contra Junts per Catalunya, a quienes acusan de no tener un 'plan b'.

Desde ERC intentan que Junqueras está presente en los mítines, con una silla vacía en primera fila, adornada con un gran lazo amarillo. En algunas ocasiones, se proyecta un vídeo antiguo del presidente del partido. Se trata de su intervención en el congreso de Girona, en 2011, cuando se hizo con la dirección de Esquerra. “Somos el fruto de muchas derrotas, la semilla de muchas victorias”, dice. Pero con este guiño emotivo no se puede competir contra la telecampaña de Puigdemont.

Al líder se le echa de menos y dentro del partido algunos critican no haberle dado un poco más de presencia en la carrera al 21-D. ERC, por lo pronto, se ha sacado de la manga un acto en la puerta de la prisión de Estremera el día final de campaña, con la presencia de un nutrido grupo de candidatos de las cuatro provincias. El acto de cierre, además, será en Sant Vicenç del Horts (Baix Llobregat), donde fue alcalde Junqueras. Se trata de cerrar campaña dejando el sabor de boca del hombre que logró recomponer el partido tras mil y una crisis.

La precampaña fue muy larga para los republicanos y la carga era demasiado pesada para Rovira, más acostumbrada a la fontanería en Calàbria, la calle donde está la sede de ERC. La secretaria general del partido gana en la distancia corta , pero se pierde en los debates, algo que quedó patente en el cara a cara con Inés Arrimadas.

Rovira irá al debate de TV-3 , pero delegará en Mundó el de La Sexta, una ventana de oportunidad importante cuando se quiere cazar el voto de izquierdas.
Desde la candidatura republicana defienden que la “pluralidad” es la esencia de la lista, aunque con nombres con menos tirón mediático. Ahora, con la llegada de caras más conocidas, han logrado balancear la ecuación.

La liberación de los exconsejeros, el día de la pegada de carteles, le devolvió oxígeno a las aspiraciones de ERC. Las encuestas también muestran cierta neutralización en la subida de Junts per Catalunya y sus encuestas internas también muestran una victoria, ajustada, pero victoria. Rovira aseguró ayer en una entrevista en RAC-1 que confía en ganar tanto en votos como escaños. Y superando el 50% de los apoyos.

Desde Bruselas

“Mundó es la revelación de esta campaña", coinciden varias fuentes de ERC. Los testimonios de los tres exconsejeros liberados (la otra es la exresponsable de Trabajo y Asuntos Sociales, Dolors Bassa) y de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, han permitido darle una imagen más coral a la candidatura. Pero no han sido mensajes testimoniales del tan socorrido “maltrato del Estado español” sino con mayor enjundia política. Mundó, por ejemplo, fue el primero en poner en duda la posibilidad de que Puigdemont pueda ser investido presidente por su situación jurídica.

Las intervenciones de los exconsejeros, sin embargo, son medidas al centímetro porque saben que sus palabras pueden ser utilizadas en la causa que lleva el Tribunal Supremo. Al rescate de las aspiraciones republicanas de ser el partido de Gobierno también se han unido los diputados Joan Tardà y Gabriel Rufián.

Los últimos en incorporarse en la campaña han sido los dos exconsejeros que están con Puigdemont en Bruselas. Comín lo hizo el pasado jueves, en un acto en Sant Andreu de la Barca. En un vídeo pregrabado, cargó duramente contra el PSC. En Lleida, ayer, lo hizo Serret, pidiendo un puerta a puerta para maximizar el voto republicano.