Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau y los restauradores acuerdan una ordenanza de terrazas más flexible que la de Trias

La normativa mantendrá unos criterios para toda la ciudad pero respetará las especificidades de lo distritos

 Una de las terrazas del centro de Barcelona.
Una de las terrazas del centro de Barcelona.

El gobierno municipal de Ada Colau y el Gremio de Restauración de Barcelona han llegado este lunes a un acuerdo para modificar la actual ordenanza de terrazas antes de que finalice, a final de mes, el período de moratoria establecido. El acuerdo alcanzado entre la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, y el gremio acuerda flexibilizar la normativa y adaptarla a las necesidades reales de los “vecinos, restauradores y los distritos”. De esta forma, la ordenanza tendrá unos criterios mínimos comunes en toda la ciudad , pero definirá situaciones específicas en cada distrito. El nuevo marco normativo, del que se conocerán este martes todos los detalles, es mucho más flexible que el heredado del ejecutivo del anterior alcalde de la ciudad, Xavier Trias. 

La ordenanza actual la aprobó en el mandato anterior, el exalcalde Xavier Trias con el apoyo del PP. Colau la heredó y, como su aplicación eliminaba miles de mesas y sillas, puso en pie de guerra al gremio de restauradores. La alcaldesa aplicó una moratoria y comenzó a negociar con empresarios y vecinos para redactar una nueva regulación. La moratoria vencía el 31 de diciembre. Con la entrada del PSC al gobierno municipal, Colau cedió a los socialistas la negociación y la búsqueda de un acuerdo político para desencallar la situación. El líder del PSC, Jaume Collboni, esperaba encontrar una solución antes de verano. No fue así, al final y a pocos días de que expirase la moratoria, ha sido el gobierno de Barcelona en Comú junto a los restauradores los que han encontrado la solución.

El principal conflicto que provocaba la ordenanza de Trias son las distancias entre sillas y mesas y las fachadas (1,8 metros de distancia para que puedan pasar las personas con movilidad reducida) o la separación respecto a mobiliario urbano o árboles. Es cuando se aplican estos apartados a rajatabla cuando hay que retirar mesas.