Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento obliga a caminar en una única dirección en Preciados y Carmen

Barreras de agentes municipales impedían el paso a los viandantes y les informaban de sentido de la marcha de cada calle

Una fila de agentes impide el paso a la calle de Preciados desde la plaza de Callao. / Vídeo: Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid, explica las medidas tomadas. Quality

Barreras de agentes municipales bloquearon a las 19.10 de ayer el acceso a calle del Carmen desde la Puerta del Sol y el de la calle de Preciados desde la plaza de Callao, para obligar a los peatones a circular en un solo sentido por ambas vías. La medida ha sido puesta en marcha por el Ayuntamiento en momentos de aglomeraciones durante la campaña de Navidad. Para cambiar de sentido, los viandantes tenían que dar la vuelta o cruzar por las calles que conectan las dos vías (Tetuán, Galdo y Rompelanzas), que también tenían vigilancia policial.

Los agentes, desplegados en filas de siete, comunicaban a los peatones la aplicación de la medida. En las calles de Tetuán, Galdo y Rompelanzas también había policías, pero no impedían el paso. En realidad, el despliegue obedeció más a un ensayo que a una necesidad real, porque el número de personas que había en la zona no podía considerarse una aglomeración.

“A nosotros nos viene genial que la gente solo venga de arriba”, ha comentado la dependienta de la tienda de ropa Porto Brazil situada en Preciados antes de que se produjera el corte. Desde hace meses hay un andamio que dificulta la visión de los caminantes que bajan con dirección a la Puerta del Sol y, según ha asegurado, no se paran delante de su escaparate. Otros comerciantes opinan que la medida les afectará negativamente. “A la gente le gusta pasear despacio y libremente. Si le das una única dirección caminarán deprisa, no se pararán y comprarán menos” ha explicado Maria del Carmen Montero, encargada de la perfumería Padilla en la calle del Carmen. José Merino de la tienda de ropa Danubio Azul ha afirmado que hasta que no pasen unos días no puede ver si afecta a las ventas.

Agentes de la Policía regulan el sentido de la peatonalidad de la madrileña calle de Preciados.

En cuanto a los viandantes, la mayoría ve con buenos ojos la iniciativa. “Cuando se llena de gente me agobio y tienes que ir esquivando a la gente que viene en dirección contraria”, comenta un chico. Daniel Uzal piensa que beneficiará a los madrileños y a la gente que venga de fuera durante las fechas navideñas, aunque opina que el Ayuntamiento debería haber invertido los sentidos: Preciados de bajada a Puerta del Sol y Carmen de subida hasta Callao. “Lo bonito de Preciados es bajar y ver la Puerta del Sol con todo su esplendor”, ha opinado.

Algunos caminantes que quieren cambiar de calle entran en las tiendas que tienen entradas en ambas vías para ahorrar tiempo. "Hay gente que accede por una de las dos puertas, hace un poco el paripé, mira unas gafas y cruza por la otra puerta como sin nada", ha afirmado una de las dependientas de la tienda óptica General. Durante estas fecha se espera que pasen por las céntricas calles de Madrid millones de personas con el objetivo de comprar y hacer turismo.