Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pau Pérez, el cooperante futbolero fallecido en el coche que se saltó el control

Los Mossos no vinculan aún los atentados en Cataluña con la muerte por arma blanca de Pau Pérez, vecino de Vilafranca

Pau Perez
El hombre hallado muerto en su coche tras el atentado de Barcelona.

Pau Pérez vivía en Vilafranca del Penedès, trabajaba en Barcelona en una importante empresa del sector vinícola, había cooperado en varias ONG y era un apasionado del fútbol. Este sábado, el FC Vilafranca, equipo en el que había jugado durante años, le ha rendido un minuto de silencio antes del primer partido de liga, como homenaje a este chico de 34 años que, tras el atentado de Barcelona el pasado jueves, fue hallado muerto por arma blanca en el asiento de atrás de su coche.

Pau regresaba a Vilafranca antes de las siete de la tarde en su Ford Focus cuando alguien le asaltó, le apuñaló y se puso al volante. La policía ha encontrado indicios sólidos que relacionan este suceso con los atentados en La Rambla de Barcelona y en Cambrils y apuntan a que el asaltante fue uno de los terroristas.

A las 19.45 del jueves el Ford Focus se saltó un control policial en la avenida Diagonal de la capital catalana, rompiéndole la pierna a una agente de la policía catalana. Los Mossos dispararon al coche, que sin embargo consiguió pasar y acabó aparcado tres kilómetros más adelante, frente al edificio Walden de Sant Just Desvern. El conductor, que huyó, había dejado el cuerpo de Pau en el asiento de atrás. La policía aún no confirmado del todo la identidad del conductor huido, aunque cree que puede coincidir con la identidad del autor material del atropello en La Rambla, cuyo paradero todavía se desconoce.

La familia de Pau proviene de Talavera de la Reina (Toledo), pero él nació y se crió en el barrio del Poble Nou de Vilafranca del Penedès. El padre del fallecido es natural de Navalmoral de la Mata (Cáceres) y su madre es de Burgos. La familia lleva décadas afincada en Vilafranca, donde nacieron Pau y su hermano.

Los vecinos definen a Pau como una persona muy activa e integrada en la vida asociativa de Vilafranca, especialmente en todo lo relacionado con el deporte. "No era socio ni casteller pero venía a veces a ayudar en la pinya", explican desde Castellers de Vilafranca. Su verdadera pasión era el fútbol: acudía a menudo a la Fundació Esportiva Atlètic de Vilafranca, la cantera de futbolistas jóvenes más grande de la comarca, y jugó durante algunos años en el F.C. Vilafranca.

"Nos sorprendió mucho la noticia al enterarnos de que se trataba de Pau, que había jugado toda la vida en el filial del club", explica Marc Izquierdo, un directivo del FC Vilafranca. "Estuvo en todas las categorías y luego se fue a jugar con sus amigos al club de Moja, un pueblo cercano", añade.

La otra pasión de Pau, licenciado en ingeniería electrónica, era la cooperación internacional. "Sus compañeros de equipo hablan de él como una persona solidaria, activa, fue a muchos países a ayudar, entre ellos Haití", detalla Izquierdo. En declaraciones a TV3, los amigos de Pau aseguraban, justo después de enterarse de la tragedia, que hablar de él era hablar "de una persona totalmente afable, simpática, que nunca levantaba la voz. Estar con él era siempre alegría".

Más información