Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un oasis al final de la Castellana

El espacio verde de Valdebebas, creado en un antiguo vertedero, ofrece cinco ecosistemas a los visitantes

Zona de bancales en el parque. A lo lejos, a la derecha, varias edificaciones de Valdebebas.
Zona de bancales en el parque. A lo lejos, a la derecha, varias edificaciones de Valdebebas.

Olor a plantas aromáticas, alguna liebre saltando entre los arbustos, el rumor del agua y mucho silencio. Esta es la carta de presentación del parque de Felipe VI, uno de los mayores de Madrid, situado en el barrio de Valdebebas (Hortaleza), cerca del final del paseo de la Castellana. Sus 32 kilómetros de senderos y cinco de carril bici ofrecen a los ciudadanos la posibilidad de escaparse del ruido de la ciudad y disfrutar de una experiencia única en medio de la naturaleza, en los terrenos de lo que era un antiguo vertedero. Dos de las particularidades de este espacio son su forma de árbol (visible desde el aire) y la división del terreno, que recrea un parque forestal con vegetación característica de cinco ecosistemas: Sistema Ibérico, Montes de Toledo, Sistema Central, La Alcarria y La Mancha.

Debido a las altas temperaturas del verano madrileño, el parque no recibe un excesivo número de visitas en comparación con el resto del año. Esto es positivo para aquellos que decidan lanzarse a andar por las aproximadamente 430 hectáreas de jardines, entre más de 206.000 árboles y 183.000 arbustos. Una de esas personas, es Liliana Ávalos, vecina del barrio de Valdebebas. “Felipe VI es un parque espectacular. Este entorno es forestal, más agreste, como si estuvieras en el medio de la montaña, pero sin salir de la ciudad”, explica. Ávalos cuenta que a primera hora de la mañana muchos vecinos van allí a correr, andar o montar en bici, y en las horas de menos calor de la tarde los niños disfrutan de las áreas de ocio, entre las que destacan tres toboganes metálicos situados en una pendiente bastante pronunciada.

Además, la vecina explica que tener un entorno así en Madrid es positivo para los niños, y que ha visto a muchos de ellos sorprenderse cuando ven pasar entre los arbustos conejos o perdices. En el capítulo de peticiones, Ávalos reclama que se aumente el número de papeleras y de fuentes para poder beber.

En el parque destacan tres grandes zonas: la forestal, la central y la periférica. En la forestal es donde se encuentran los cinco ecosistemas propios de la parte central de la Península Ibérica. Allí está, por ejemplo, el sendero de la Alcarria. Este camino ofrece la posibilidad de adentrarse en el ambiente de comarca sin recorrer largas distancias. Entre las especies vegetales que destacan se encuentran el jazmín, la zarzamora, los olivos, las higueras y las encinas. Por estos pequeños ecosistemas también pasa el carril bici (donde algunos valientes pedalean sin descanso, desafiando al sol de Madrid), perfectamente señalizado y diferenciado del sendero por donde deben caminar aquellos que vayan a pie.

Otros espacios interesantes y próximos al ecosistema de la Alcarria son: el laberinto forestal, los embalses, el Arboreto y las Terrazas. El laberinto está formado por una estructura de madera en forma de espiral sobre una pequeña montaña. En lo alto se sitúa un mirador desde el que se puede divisar la amplia extensión del parque.
Ecosostenible

El parque de Felipe VI destaca por ser una instalación ecosostenible. Prueba de ello son los tres embalses de 88.000 metros cúbicos de agua que están conectados a la red de agua regenerada de Madrid y que dan servicio al sistema de riego y al circuito del lugar. Esta zona, junto al río artificial y a varios manantiales naturales, permite relajarse en medio de la naturaleza parándose a escuchar el correr del agua.

Para los que prefieran ver más plantas, el Arboreto está conformado por un bosque isla, en cada una de cuyas zonas se ha agrupado diferentes especies vegetales. Finalmente, las Terrazas conforman un paisaje cuyo nombre se debe al diseño en abanico de las plantaciones de árboles domésticos y silvestres.

Como actividades adicionales, este entorno también cuenta con una antigua vía pecuaria que atraviesa el parque de norte a sur, además de las excursiones guiadas y gratuitas integradas dentro del plan municipal HábitatMadrid.

La inauguración de este parque —en 2015— ha supuesto un aliciente para los vecinos de Valdebebas, uno de los barrios de reciente construcción de Madrid, ya que se ha sustituido un antiguo vertedero por este bosque. A lo lejos, las populares cuatro torres del área empresarial de Madrid que se divisan recuerdan a los visitantes que el mundanal ruido está más cerca de lo que puede parecer.

El parque en datos

Un niño juega con el agua en una de las instalaciones.
Un niño juega con el agua en una de las instalaciones.
  • Superficie: 430 hectáreas.
  • Administración: Ayuntamiento de Madrid.
  • Horario: Hasta el 14 de octubre, de 8.00 a 22.00.
  • Servicios: Áreas infantiles, miradores, zonas de descanso, aparcamiento de bicicletas y de vehículos, carril bici.Cómo llegar: En coche (hay más de 2.000
  • plazas en el aparcamiento) o en autobús (líneas 174 y SE799).
  • Puntos de interés: Patios, terrazas, pinares, embalses, Arboreto, laberinto forestal, cinco ecosistemas de la Península Ibérica y vía pecuaria.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram