Fomento desbloquea las obras de la Sagrera

La Generalitat reclama un proyecto para la estación para 2018

Las obras en La Sagrera están paralizadas desde hace años.
Las obras en La Sagrera están paralizadas desde hace años. Albert Garcia

Las obras del AVE retomarán el pulso antes del 21 de junio. El Ministerio de Fomento se lo comunicó ayer oficialmente a la Generalitat y al Ayuntamiento de Barcelona durante una reunión de al sociedad Barcelona Sagrera Alta Velocidad, en la que participan las tres administraciones. La construcción del colector de Prim es una suerte de clave de vuelta para la continuidad de la infraestructura, que acumula años de retrasos. Pese al anuncio, el Gobierno catalán reclamó para el próximo año un proyecto definitivo para la  futura estación del AVE.

A la lentitud ordinaria a la que avanzaba uno de los proyectos más ambiciosos de la Barcelona contemporánea se ha sumado la judicialización del proyecto, a causa de la detección de irregularidades en la ejecución de las obras. La consecuencia más clara es que los calendarios previstos han perdido todo sentido y han desaparecido del proyecto, pese a que en 2015 el Ayuntamiento (gobernado por CiU) preveía concluir las obras de la estación en 2019 para poder ponerla en marcha en 2020.

El Ministerio de Fomento trabaja ahora con la idea de poner en marcha cuanto antes la construcción del colector de Prim para, a partir del próximo otoño, retomar las obras tanto en la estructura de la estación como en los accesos. La situación se encuentra ahora pendiente de la finalización de las auditorías que permitan concretar qué costes económicos se han de asumir para finalizar esos proyectos, para los que será necesaria la elaboración de un modificado de obra que comprenda nuevos costes y que tengan que asumir las empresas contratistas que ganaron los respectivos concursos.

La estación de Sant Andreu Comtal, la que dará servicio a la red de Rodalies, es la que se lleva la peor parte. Su continuidad depende de la decisión del juez que investiga las irregularidades en las obras del AVE, por lo que la intención del Ministerio de Fomento es resolver el contrato --anularlo-- y que el juez permita una nueva contratación, a través de dos concursos. Uno servirá para los trabajos que afectan a la red ferroviaria de corta distancia mientars que la otra dará respiro al Corredor Mediterráneo.

La de Sant Andreu Comtal, pese a ser una obra menor en comparación con la de la Sagrera --la que se convertirá en la estación del AVE del norte de Barcelona--, es una gran demanda vecinal y tanto una exigencia del Ayuntamiento de Barcelona como de la Generalitat. La quinta teniente de alcalde de Barcelona, Janet Sanz, reclamó "un compromiso del Ministerio" para esa obra, a la vez que demandó que el juez permita a las administraciones "recuperar la gestión" para desarrollar los trabajos de obra, a través de resolución del contrato.

El consejero de Territorio, Josep Rull, reclamó tener un proyecto definitivo de la estación de Sagrera el primer semestre de 2018. El consejero, no obstante, celebró la reunión de ayer y destacó la importancia de que "la información pueda fluir".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS