Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junts pel Sí y la CUP vuelven a impedir que Llach dé explicaciones

El bloque independentista evitó también la comisión de investigación por el 'caso Vidal'

Lluís Llach, en la presentación de los miembros de Juntos por el Sí.
Lluís Llach, en la presentación de los miembros de Juntos por el Sí.

Los grupos de Junts pel Sí y la CUP unieron ayer de nuevo su mayoría parlamentaria para rechazar que el diputado soberanista en el Parlament Lluís Llach comparezca ante la Cámara, después de que dijera en diversas conferencias que los funcionarios que se negaran a participar en la organización del referéndum podrían ser sancionados, como avanzó este diario.

La petición fue formulada por Ciudadanos y se votó en la comisión de Asuntos Institucionales de la Cámara catalana: los promotores y PP votaron a favor; el PSC y Catalunya Sí que es Pot se abstuvieron y los dos grupos independentistas votaron en contra.

No es la primera vez que las fuerzas conjuntas de Junts pel Sí y la CUP se unene para evitar las explicaciones de Llach. Si en esta ocasión la votación se celebraba en la comisión de Asuntos Institucionales, hace un par de semanas el bloque independentista impidió la comparecencia de Llach en la comisión del caso Vidal. En aquella ocasión, evitaron presentar un plan de trabajo, lo que supuso acabar con la comisión de investigación antes incluso de que empezaran los trabajos. Tanto la coalición que integran el Partit Demòcrata (PDeCAT) y ERC como los anticapitalistas de la CUP argumentaron sus votos al considerar que favorecer la comisión solo habría alimentado a la fiscalía en sus trabajos para frenar el proceso independentista.

Malestar sindical

En una de la conferencias en las que participó el que fuera cantautor, Llach dijo: “En el momento que tengamos la ley de transitoriedad jurídica, ello obligará a todos los funcionarios que trabajan y viven en Cataluña. El que no la cumpla será sancionado. Se lo tendrán que pensar muy bien. No digo que sea fácil, al revés, muchos de ellos sufrirán. Porque dentro de los Mossos d’Esquadra hay sectores que son muy contrarios”. Esas palabras generaron malestar entre los responsables de la función pública de los sindicatos catalanes, además de críticas de la oposición parlamentaria.