Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rototom de Benicàssim confirma al Nobel de la Paz Mohamed Ben Cheikh

El integrante del Cuarteto Nacional de Diálogo en Túnez invitado del festival de música de Castellón

Imagen del público durante una de las actividades del Foro Social el pasado año. Ampliar foto
Imagen del público durante una de las actividades del Foro Social el pasado año.

El Foro Social del festival Rototom Sunsplash 2017 recibirá el próximo agosto en Benicàssim a Mohamed Ben Cheikh, una de las voces del Cuarteto Nacional de Diálogo en Túnez, premiado con el Nobel de la Paz en 2015. El comité noruego de estos galardones argumentó la concesión del Nobel en su “decisiva contribución a la construcción de una democracia plural” en este país del Magreb tras la Revolución de los Jazmines de 2011, han recordado desde la organización del macroevento musical.

Bajo el lema Las Áfricas de África y dos objetivos: visualizar las diferentes realidades que conviven en el continente y seguir ahondando a través de sus debates en la cultura de paz y el pensamiento crítico, el Foro Social 2017 abre con Mohamed Ben Cheikh su agenda de confirmaciones para la 24ª edición del festival internacional reggae. Una edición dedicada a África que se celebrará en el municipio castellonense de Benicàssim del 12 al 19 de agosto con la previsión de superar los 250.000 asistentes de más de 70 nacionalidades que llenaron el recinto de conciertos en 2016.

Con Mohamed Ben Cheikh, el emblemático espacio de debate del Rototom Sunsplash ahonda en el listado de invitados ilustres que han pasado a lo largo de su historia, como las también Nobel de la Paz Rigoberta Menchú (la guatemalteca estuvo en la edición del festival de 2013) o Shirin Ebadi, la primera jueza de la historia de Irán y también la primera mujer musulmana en recibir el premio de la Academia sueca en 2003. Ebadi visitó el Foro Social en la segunda edición del Rototom en Benicàssim, en 2011. A estos dos nombres se suman otros como el del filósofo polaco Zygmunt Bauman, la activista medioambiental Vandana Shiva, la periodista egipcia Mona Eltahawy o Christian Felber, economista austríaco e ideólogo de la Economía del Bien Común.

El Cuarteto Nacional de Diálogo en Túnez fue una iniciativa de la sociedad civil constituida en 2013 para impulsar el proceso democrático en el país tras la caída del régimen de Ben Alí. Lo integran el Sindicato General de Trabajo de Túnez (UGTT), la Confederación de Industria, Comercio y Artesanías (UTICA) –a la que representa Mohamed Ben Cheikh-, la Liga de Derechos Humanos de Túnez y la Orden de Abogados de Túnez.

El jurado del Nobel argumentó este premio coral en el papel de mediación y diálogo ejercido por estas cuatro organizaciones civiles, representantes de diferentes sectores y valores de la sociedad tunecina, para salvar el proceso de transición en un momento de crisis política aguda, asesinatos y revueltas sociales. También incidió en su apuesta por un “proceso pacífico y alternativo” que evitó llevar al país a una guerra civil.

Túnez fue el primer escenario en el que emergieron las revueltas de la llamada Primavera Árabe y el único que ha culminado su transición democrática dotándose “de un sistema constitucional que garantiza los derechos fundamentales al conjunto de la población”, según resaltó el Comité del Nobel.

El cuarteto tunecino tomaba así el relevo a la activista pakistaní Malala Yousafzai y el indio Kailash Satyarthi, premiados en 2014, y se imponía a los casi 300 nominados al Nobel de la Paz ese año. Entre ellos, el papa Francisco, la canciller alemana Angela Merkel, la organización de la ONU para los refugiados (ACNUR), el religioso eritreo Mussie Zerai, la asociación ICAN por su lucha contra las armas nucleares o el ginecólogo congolés Denis Mukwege.