Podemos llama a reconstruir la unidad en la asamblea del partido de Colau

La formación nacida este sábado integrará en su ejecutiva a siete críticos de Podem

De izquierda a derecha, Gerardo Pisarello, Xavier Domènech y Ada Colau.
De izquierda a derecha, Gerardo Pisarello, Xavier Domènech y Ada Colau.Massimiliano Minocri (EL PAÍS)

El partido de izquierdas ideado por Ada Colau se ha fundado este sábado con el objetivo de ganar las elecciones en Cataluña. La nueva formación, aún sin nombre, nace apostando por el Estado plurinacional y desgajado por la retirada de Podem. Pablo Echenique, número dos de Podemos, instó en la asamblea a reconstruir la unidad con los denominados comunes. Pablo Iglesias respetó la soberanía de su marca en Cataluña pero lanzó un mensaje elocuente en un vídeo: “El cambio tiene tres palabras. En comú podem”. La crisis sigue abierta porque siete miembros críticos de Podem estarán en la ejecutiva de la nueva formación.

Más información

La asamblea congregó a unas 2.000 personas en el Pabellón de la Vall d’Hebrón, que procedían en su mayoría de Iniciativa, Esquerra Unida y Barcelona en Comú. El sobrio cónclave, que aprobó el ideario, reflejó la fractura del espacio y el vacío que ha dejado Podem. No se vieron camisetas moradas y apenas se escuchó Si se puede salvo cuando Echenique apareció en el polideportivo y fue recibido con gritos de “unidad, unidad, unidad”. Fue un clamor que luego repitió Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, o el catedrático Vicenç Navarro, que integró la candidatura de Iglesias en Vistalegre.

La dirección de Podem, anticapitalista y asamblearia, no se ha integrado en el proyecto, llamado provisionalmente Un país en comú, porque considera que sus socios no han respetado las condiciones que firmaron para la confluencia. La ejecutiva estatal ha respetado la soberanía de su marca catalana pero es defensora a ultranza de la alianza porque sabe que no hay espacio fuera del de Colau. Bajo ese prisma, Echenique dijo que el proyecto es un “ejemplo” pero avisó de que aún “faltan piezas por llegar”. “Vamos a seguir trabajando por esa unidad indispensable y esto seguro de que haréis lo mismo”, dijo a los denominados comunes. “Ya demostramos que en común pudimos y que en común podremos”.

Massimiliano Minocri (EL PAÍS)

El cónclave, celebrado en el pabellón donde Iglesias ofreció su primer mitin multitudinario en Barcelona, estuvo marcado también por el margen de maniobra que podía tener Echenique. Antes de intervenir en la asamblea, se reunió por separado con Albano Dante Fachin, su secretario general en Cataluña, y con Jessica Albiach, la diputada de Podem que concurrió a las primarias y que decía, junto a otras candidaturas, representar a su partido. La ejecutiva estatal rechaza ese extremo.

La crisis, que ha laminado la imagen del proyecto, no parece fácil de reconducir. Los militantes eligieron a la ejecutiva –votaron 5.540 afiliados, lo que supone un 41% de participación- que convierte al diputado Xavi Domènech en líder del partido. De las 32 plazas de ese órgano, siete, entre ellos Albiach, son de Podem. “También estamos integrados por el color morado”, sostuvo Domènech en la clausura. La fractura es tan profunda que los comunes ni siquiera invitaron a Podem a la asamblea. Si estaba, por ejemplo, Miquel Iceta (PSC). La paradoja es que un espacio que se define como soberanista apeló a la intervención de Madrid para solucionar el conflicto. Iglesias optó por no ir a la asamblea pero envió un mensaje por vídeo clarificador: “No tengo ninguna duda de que vamos a seguir caminando juntos”.

“El cambio tiene tres palabras. En comú podem”, ha afirmado Iglesias en un vídeo

El ideario aprobado dejó claras dos premisas: el nuevo partido, de alma federalista, apuesta por la creación en Cataluña de una República catalana compartiendo soberanías en un “Estado plurinacional”. Los militantes rechazaron una enmienda secesionista por 1.125 votos en contra; 148 a favor y 67 en blanco. “No podemos quedar atrapados en etiquetas que construyen otros y nos separan. Ni en hojas de ruta que son cárceles y de papeles incumplidos. Dirán que es indefinición”, se defendió Domènech, que definió la jornada como "histórica". “Es libertad, igualdad y fraternidad. Y eso es revolucionario”. El segundo postulado es que el partido defiende un referéndum de independencia con garantías, reconocido internacionalmente y con efectos jurídicos. La descripción no despeja el gran interrogante: qué harán si Carles Puigdemont convoca la consulta de forma unilateral.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción