Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El autobús de Hazte Oír, inmovilizado por los Mossos a las puertas de Barcelona

Decenas de personas han recibido al presidente de la plataforma con insultos y le han lanzado huevos

El autobús retenido en Martorell.
El autobús retenido en Martorell.

Huevos, salsa de tomate, empujones y una inmovilización cautelar de su autobús tránsfobo. Así ha sido el primer intento fallido de la plataforma Hazte Oír para llevar a cabo su campaña contra los transexuales en Cataluña. El polémico vehículo tenía previsto empezar este viernes su ruta en el municipio de Pallejà (Baix Llobregat), a las puertas de Barcelona. Pero los Mossos d'Esquadra lo han retenido a escasos kilómetros en el peaje de Martorell (Baix Llobregat), después de que el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia haya abierto un expediente sancionador. La resolución de la Generalitat solicitaba adoptar, de manera urgente, todas medidas cautelares "para el cese inmediato de su circulación". También les han multado con 1.700 euros por "atentar contra los derechos de lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales". 

Tras la inmovilización, el presidente de la plataforma, Ignacio Arsuaga, se ha dirigido en taxi a una gasolinera situada fuera del casco urbano de Pallejà, donde tenía previsto dar una rueda de prensa. Pero también ha tenido que desistir en su intento. El portavoz ha sido recibido por decenas de manifestantes que le han lazado huevos, salsa de tomate y pintura. Tras varios minutos de tensión con forcejeos y empujones, Arsuaga ha vuelto en taxi de vuelta al peaje de Martorell, donde el autobús seguía retenido por varias dotaciones de los Mossos d'Esquadra.

Hazte oír ha reaccionado con estos adhesivos.
Hazte oír ha reaccionado con estos adhesivos.

La Generalitat ya había advertido de que si el autocar entraba en territorio de su competencia estudiaría sancionar la asociación en aplicación de la ley catalana 11/2014 de los derechos LGTBI. La asociación ultracatólica había modificado su eslogan con la frase: "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Lo dice la biología. Respeto para todo el mundo, no al bullying". Pero no ha servido para evitar la sanción ni el cese cautelar de su circulación. "Confiamos en que nos dejen circular tras entregar toda la documentación", ha explicado Arsuaga en el peaje de Martorell con restos de pintura en la chaqueta. Tras tres horas de retención, los Mossos han escoltado al vehículo hasta un depósito municipal en el municipio de Castellbisbal (Barcelona). 

La asociación ha explicado frente a las puertas del depósito que no desistirán de su campaña de Cataluña y que se están planteando quitar todas las frases tránsfobas del vehículo para poder recorrer las calles de Barcelona. También imponer una denuncia contra la "inmovilización ilegal" de su vehículo. La Generalitat quiere impedir por todos los medios su circulación en núcleos urbanos. Para ello, el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia ha trasladado el expediente al Ministerio de Interior y a los ayuntamientos de los municipios en los que el autobús tiene previsto circular.  

El objetivo de la asociación era llegar con el autobús al mediodía en Barcelona. Y si bien no lo han logrado, algunos de sus miembros sí se han dirigido a la Plaça Sant Jaume, donde una concentración de medio centenar de personas les ha increpado y arrojado pintura.  

El teniente de alcalde de Barcelona Jaume Asens ha explicado este viernes que usarán todas las herramientas legales para evitar que la organización ultraconservadora siga con su discurso: "Pensamos, también, que hace falta una respuesta ciudadana para mostrar el rechazo al discurso del odio que pretenden propagar", ha dicho Asens.

Más información