Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP rebobina y renuncia al modelo de financiación que aprobó en 2012

Los populares excluyen de la ponencia de su congreso la ordinalidad defendida por Millo

De izquierda a derecha, Juan Milian, Ramon Riera, José Luis Ayllon, Mariosa Xandri y Sergio Santamaría.
De izquierda a derecha, Juan Milian, Ramon Riera, José Luis Ayllon, Mariosa Xandri y Sergio Santamaría.

El Partido Popular catalán ha archivado definitivamente el modelo de financiación singular para Cataluña que aprobó por unanimidad en su congreso de 2012. Los populares celebrarán los días 25 y 26 su cónclave regional y han excluido de la ponencia política el modelo que ideó Enric Millo, actual delegado del Gobierno en Cataluña y entonces portavoz parlamentario, que propugbana entre otras cosas la ordinalidad (no perder puestos en el ranking de riqueza una vez efectuada la distribución de recursos). El congreso consagrará a Xavier García Albiol como presidente del partido.

El documento político aboga por la necesidad de reformar el sistema de financiación, que impulsa el Ejecutivo central, aunque han desaparecido dos de las ideas que defendieron sin éxito en Génova tanto Alicia Sánchez Camacho como Millo: la solidaridad finalista —saber a qué se destinan los recursos, al estilo de los landers alemanes— y la ordinalidad. La filosofía del plan era conseguir un sistema justo y equilibrado siempre dentro de la LOFCA. La sugerencia fue desestimada por Dolores de Cospedal y desató una férrea oposición en los barones del PP. García Albiol se desmarcó también de la idea en el verano de 2015 tras ser nombrado candidato a las elecciones del 27-S.

La ponencia actual formula generalidades a expensas de que el grupo de representantes autonómicos y el Ministerio de Hacienda definan el nuevo modelo, cuya negociación se ha iniciado con cuatro años de retraso. Según la propuesta, el nuevo sistema debe ser “justo e inspirado en los principios de igualdad y progresividad” sin alcance “confiscatorio”. La ordinalidad se ha suplido por la idea de que la “solidaridad” ha de garantizar que las comunidades más emprendedoras “puedan desarrollar todas sus potencialidades y no se vean perjudicadas en sus posibilidades de crecimiento”.

Los populares dan por hecho el fin del proceso secesionista y se postulan como referentes

José Luis Ayllón, coordinador parlamentario del PP, lamentó que la Generalitat renuncie a negociar el sistema y subrayó que la ponencia defiende los ejes de “solidaridad, igualdad y reequilibrio” entre territorios y ciudadanos. “No renunciamos [al modelo de 2012]. Los partidos hemos pasado el tema a las instituciones”, afirmó, explicando que aguarda el criterio de los expertos, también sobre el concepto de ordinalidad. El PP aspira a ser el referente de la etapa del posproceso catalán —“está agotado”, dijo Ayllón— y apuesta por la “reconciliación”. La ponencia social excluye, a diferencia de 2012, condicionar las ayudas a los inmigrantes a un determinado tiempo de residencia.