Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las seis nuevas ‘supermanzanas’ de Barcelona no verán la luz hasta 2018

Estarán ubicadas en Sant Antoni, izquierda del Eixample, Camp d’en Grassot, Horta, Les Corts y Sant Martí.

La ‘supermanzana’ del Poblenou es la primera que se implanta en Barcelona.
La ‘supermanzana’ del Poblenou es la primera que se implanta en Barcelona.

La teniente de alcalde de Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, anunció ayer que antes de que se acabe el actual mandato municipal el equipo de gobierno pondrá en funcionamiento seis supemanzanas similares a la de Poblenou. Sanz aseguró que el proceso participativo comenzará la segunda quincena de enero aunque admitió que las ambiciosas manzanas peatonales no entrarán en funcionamiento hasta 2018. Sanz quiso resaltar que la de Poblenou era una prueba piloto “después de todo un proceso participativo” que “permitido ver sobre el terreno” como debe aplicarse de esta iniciativa.

La teniente de alcalde aseguró ayer que tras la prueba de Poblenou el equipo municipal ha entendido que “las propuestas deben contar con una participación mucho más amplia donde se estudie la decisión de usos. No debemos escatimar esfuerzos para que los vecinos puedan pronunciarse”.

Sanz anunció que el Consistorio convocará el próximo mes la tercera reunión del Pacto de Ciudad para las supermanzanas con el objetivo de concretar el calendario, presupuestos y metodología de los procesos participativos que se ubicarán en los barrios de Sant Antoni, izquierda del Eixample, Camp d’en Grassot, Horta, Les Corts y Sant Martí. Esta última es la continuación de la prueba piloto de Poblenou.

Durante la tarde de ayer se celebró la mesa de seguimiento de implementación de supermanzanas. En la reunión, en la que participaron los diferentes grupos municipales, el equipo de gobierno puso encima de la mesa diferentes cambios en la supermanzana de Poblenou surgidos de las diferentes sesiones de trabajo realizadas con el vecindario. Entre ellas se encuentran la apertura de un carril en la calle de Roc Boronat o la instalación de bancos y árboles en toda la supermanzana. También se realizará la pacificación completa y definitiva en la calle de Sancho Ávila entre Llacuna y Roc Boronar y en el tramo de Almogàvers entre Llacuna y Roc Boronat que se unirá a la obra de la calle de Pere IV.

Por su parte, los grupos de ERC y CiU presentaron por la mañana un acuerdo para que se tenga en cuenta la especificidad de cada supermanzana y se dé “total transparencia en todos los niveles a estos procesos”. Tanto ERC como CiU consideran que la prueba piloto de Poblenou no ha sido satisfactoria para los vecinos.

CiU y ERC apuestan por “tener presente las especificidades de cada supermanzana, flexibilizando el modelo en función de cada una” y exigen que antes de implantarse no sólo se haga un proceso participativo sino que se simule el impacto que generará y se dote con la partida presupuestaria suficiente.

Ambos grupos critican en el documento que la propuesta para la supermanzana de Poblenou “desvirtúa el modelo a nivel de movilidad y, además, sólo propone soluciones de mobiliario y usos provisionales, lo que pone en riesgo el modelo de supermanzanas acordado y su desarrollo”. El portavoz de ERC, Jordi Coronas, afirmó que ya dieron la oportunidad al gobierno para que liderara un acuerdo de ciudad para las supermanzanas, pero pasan las semanas y “crece la negatividad alrededor del concepto”.