Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CLÁSICA

Alistarse en un ejército de ángeles

Humildad y esfuerzo a través del arte enseña 'El Mesías' participativo de Händel esta semana en el Auditorio Nacional

Un momento de los ensayos del coro de 500 personas en el Auditorio en una edición anterior de 'El Mesías' participativo de Haendel.
Un momento de los ensayos del coro de 500 personas en el Auditorio en una edición anterior de 'El Mesías' participativo de Haendel.

Cantar dentro de un gran coro, al igual que pertenecer al seno de una orquesta, es una experiencia única. Es asumir que formas parte de un todo, con la responsabilidad que conlleva ser una pieza más con un cometido concreto, pero también sabiendo que alcanzar la meta solo es imposible. Ese es el gran mensaje, de humildad y esfuerzo a través del arte, que enseña El Mesías participativo de Händel cada Navidad, organizado como cada año por la Obra Social La Caixa.

Este martes y miércoles el Auditorio Nacional (Príncipe de Vergara, 146; 19.30; 45, 26, 13 y 10 euros) vuelve a despejar las barbacanas y a pulir las trincheras de sus voladizos para que un ejército de ángeles vuelva a exhibir una munición de voces medidas y ajustadas a una obra inmortal. Este Mesías, que llega a reunir a cientos de intérpretes en su versión participativa, hace que podamos sentir la fuerza de este oratorio de inspiración alemana, al contrario de la fragancia italiana que desprenden las demás obras de estas características de Händel.

A pesar de que se considera una obra de tintes navideños, El Mesías es una ambiciosa muestra de textos de la Biblia y un recorrido por la historia de la salvación cristiana. Partiendo de los textos proféticos de Isaías recorre los evangelios hasta alcanzar la glorificación de la figura de Cristo y los mensajes alegóricos del Apocalipsis de San Juan. Un viaje en el que Händel va escogiendo los fragmentos con más carga poética y dramática, reduciendo, sin embargo, la carga dramática a la hora de ponerles música.

Aunque generalmente se asocie como piedra angular del oratorio el fragmento del Aleluya, El Mesías es una paleta llena de matices que van de la suntuosidad a la delicadeza. De extraer toda esa grandeza se encargarán, aparte de los integrantes del coro participativo —alrededor de 600 personas—, el conjunto The Sixteen dirigido por un prestigioso Harry Christophers.