Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE recupera el discurso de la ‘pinza’ en el Parlamento andaluz

La presidenta de la Junta pide tolerancia cero ante cualquier manifestación de violencia

Mario Jiménez y Susana Díaz, antes de la sesión de hoy en el debate de la comunidad.
Mario Jiménez y Susana Díaz, antes de la sesión de hoy en el debate de la comunidad.

La dirigente del PSOE andaluz y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, así como su portavoz en el Parlamento autonómico y responsable federal de Organización en la gestora socialista, Mario Jiménez, han recuperado este jueves del discurso de la pinza, en el último turno de intervenciones de partidos en el debate del estado de la comunidad. Díaz, quien ha sido muy crítica con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, al culparle de los problemas del país por "indolente" y "falta de liderazgo", ha acusado a PP y Podemos de "tocarse y abrazarse". La presidenta también ha pedido tolerancia cero contra las manifestaciones de violencia, en alusión a los incidentes de ayer en la Universidad Autónoma de Madrid.

Díaz ha vuelto a tender la mano a los partidos de la oposición y a comprometerse para admitir las propuestas que beneficien a Andalucía. Pero, al mismo tiempo, ha acusado a PP, cuyo portavoz, Juan Manuel Moreno, se ha ausentado durante la intervención de la presidenta, de carecer de una "alternativa creíble" y de ser responsable de medidas del Gobierno de Rajoy que "lastran" a la comunidad. En este sentido, Díaz se ha referido a la ley de educación (Lomce), al desafío soberanista o la reforma laboral. "No interesa a quienes se tocan y abrazan en esta Cámara", ha afirmado en referencia a las intervenciones de PP y Podemos en el debate.

"El PP solo habría encontrado satisfacción bloqueando la acción de gobierno, lo intentó en la investidura y fracasó, les auguro más fracasos", ha añadido la presidenta

Jiménez ha secundado este discurso y, a pocos días del comité federal socialista que decidirá sobre la abstención para facilitar un Gobierno de Rajoy, ha acusado al PP y Podemos de ser "dos fuerzas desestabilizadoras" que buscan el conflicto. "Sus ideas, supuestamente enfrentadas, no les ha impedido ir de la mano en una gran cantidad de iniciativas porque sólo querían sumar sus votos para intentar desestabilizar al Gobierno andaluz", ha afirmado.

"La señora Rodríguez [la portavoz de Podemos] y el señor Moreno Bonilla se dieron el sí quiero con la bendición del señor Maíllo [el coordinador de IU] y han centrado todos sus esfuerzos en dificultar la acción de gobierno", ha añadido.

Jiménez ha acusado a Moreno de haberse 'cañamerizado' (en referencia al diputado de Podemos, Diego Cañamero). "Hace lo que haga falta con tal de salir en la foto aunque eso exija un ejercicio de aberración ideológica", ha dicho.

A la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, le ha afeado sus referencias en el debate de ayer a la previsible abstención del PSOE, que equiparó con una junta militar. "No sé dónde está el origen de su partido, pero en otros países han apoyado a unos militares que han terminado configurando una dictadura blanda", ha señalado en referencia a Venezuela.

Díaz también ha recriminado las alusiones de Rodríguez a los asesinados por el franquismo, que ha calificado de "ultraje", y ha replicado: "Por mucho que no les guste una decisión política, espero que no se utilice a las víctimas, que solo merecen homenajes".

La presidenta ha aprovechado el debate y los cinco años del fin de los asesinatos de ETA para reclamar tolerancia cero contra cualquier manifestación de violencia. "El mejor homenaje a las víctimas es predicar tolerancia y respeto a la libertad de pensar".

En esta línea se ha pronunciado también para criticar la manifestación que impidió ayer en la Universidad Autónoma de Madrid. "La violencia surgió de ideologías que desprecian valores fundamentales para la vida, como la tolerancia. La semilla de la intolerancia no trae nada bueno a una sociedad. Tenemos la obligación de no transigir con esas manifestaciones. No podemos jalear manifestaciones de violencia. Ninguna es ninguna, da igual que sea en una fiesta como Alsasua [en referencia a los guardias civiles agredidos en un bar] o en una universidad".