Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla del metro de Barcelona decide si convoca nuevos paros

Las negociaciones entre los seis sindicatos y la empresa TMB se rompieron la semana pasada

Andén atestado de viajeros durante la última huelga de metro.
Andén atestado de viajeros durante la última huelga de metro.

Han pasado cuatro meses desde la última huelga en el metro de Barcelona, que este año lleva cuatro convocatorias, y los trabajadores están de nuevo convocados mañana martes a tres asambleas, una por turno laboral, para decidir si convocan más protestas. El motivo es el mismo que en febrero coincidiendo con la feria de móviles; que en marzo con el partido Barça-Madrid; en mayo con el festival Primavera Sound y en junio durante el Sónar: la negociación del convenio. Durante las asambleas cada uno de los seis sindicatos con representación en el comité expondrá su propuesta de movilización. Primero habrá que consensuar qué propuesta se vota y a continuación si se apoya o no.

Un convenio que lleva desde 2008 encadenando prórrogas y para el que más de cuarenta reuniones con Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) no han sido suficientes. En las últimas semanas, representantes de los seis sindicatos (CGT, UGT, CC OO, CTPC, SU y CIM, por orden de representación) se han levantado en algún momento de la mesa, hasta que la semana pasada todos en bloque plantaron a los negociadores de TMB. La plantilla de la empresa es de 3.500 personas.

Pese a la ausencia formal de reuniones, el viernes pasado la empresa hizo llegar a los sindicatos una última propuesta que mejora las anteriores en las tres grandes cuestiones que enconan la negociación: los salarios (incremento anual del 1,8% hasta 2019), la contratación (recuperación de la plantilla de 2013 y ampliar hasta el 100% un tercio de las jornadas parciales) y el compromiso de internalizar tareas que se subcontratan.

Pero la clave del conflicto es la distancia que separa históricamente a las partes y cuestiones que están fuera de la negociación del convenio pero que provocan un gran malestar entre la plantilla. Una es la no publicación de los salarios del personal fuera de convenio. TMB defiende que ya hizo públicos los sueldos del personal directivo, pero hay otras más de 200 personas con sueldos fuera de convenio y buena parte de ellos han recurrido judicialmente para que no se haga público su nombre y salario.

Otra de las cuestiones que ha añadido leña al conflicto es la contratación de empresas externas para realizar tareas –como el mantenimiento de las vías— para las que hay personal específico. Y la gota que colmó el vaso hace unas semanas fue el anuncio de que se ampliará el horario de servicio en días de partido del Barça, una noticia que se comunicó a la plantilla pero fuera del plazo estipulado.

La empresa insiste en que se ha avanzado mucho desde el pasado mes de febrero y afirma incluso que ha habido avances desde el pasado siete de julio, cuando se produjeron los últimos avances antes de las vacaciones de verano.