Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig ve “muy malo” el resultado y pide al PSOE que defienda el interés general

El presidente autonómico y líder socialista valenciano reclama que el partido se aleje de "frentismos"

PSOE Ampliar foto
El president de la Generalitat, Ximo Puig, en el centro, con los líderes de UGT. EFE

El presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, ve "muy malos" los resultados electorales de este domingo para su formación. Puig considera "bastante complicado" una alternativa de Gobierno liderada por el actual secretario general, Pedro Sánchez, y ha manifestado que se deben tomar decisiones "con cabeza y lejos del frentismo".

Puig ha realizado estas declaraciones en la inauguración de la Escuela Sindical de UGT- País Valenciano, tras ser preguntado por los resultados electorales. "La valoración de los resultados para los socialistas debe ser negativa. "Son unos resultados muy malos", ha subrayado.

El líder del PSPV, tras resaltar el esfuerzo que han hecho sus compañeros de partido para que hubiera un cambio progresista en Euskadi y Galicia, ha señalado que "hay que leer adecuadamente los resultados y con todo el conjunto de análisis, ir avanzando en una toma de decisiones que, desde luego, no solo afectan al PSOE".

"El PSOE", ha agregado, "creo que asumirá como siempre su papel defendiendo el interés general y lo que representa y representan sus votantes". Interpelado en ese momento por si cree que Sánchez está legitimado para liderar una alternativa de gobierno, ha respondido: "Hay que ver si es razonable o posible esa alternativa".

Puig lo ve "bastante complicado", pero "hay que escuchar al secretario general su posición en la Permanente y a ver lo que se plantea", ha indicado. "Soy respetuoso con el análisis que hay que hacer", ha apostillado, y ha agregado que hay que un esfuerzo para que no haya unas terceras elecciones.

Preguntado de nuevo por si considera que debería abandonar Sánchez el liderazgo del PSOE, Puig estima que "lo que hay que hacer es un debate sosegado, sereno". EN SU OPINIÓN, "no es un problema de nominalismo, es un problema que va más allá de los nombres, adosado a la socialdemocracia en algunos ámbitos".

"Hay que ser capaces --ha continuado-- de tomar las decisiones oportunas pero con cabeza, racionalidad y lejos de lo que es el frentismo, una posición de subjetivismo radical". "Estamos en un momento en que se exige serenidad, prudencia y actuar en consecuencia, y cada uno debe de asumir su responsabilidad", ha reclamado.

Más información