Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consistorio reta a Hacienda y sigue con su plan económico

El ministerio que dirige en funciones Cristóbal Montoro expresa su malestar por las líneas económicas municipales

La alcaldesa Manuela Carmena, en Madrid.
La alcaldesa Manuela Carmena, en Madrid.

El Ayuntamiento (Ahora Madrid) no tiene previsto cumplir el próximo año los límites de gasto de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Es decir, gastará más de lo que tiene autorizado. El Ministerio de Hacienda le amenaza, en una carta a la que ha tenido acceso EL PAÍS, con impedir la aprobación de sus presupuestos y con tomar medidas legales. Exige, además, que el Consistorio declare cuál es el "órgano competente" que ha tomado esa decisión. Pero el delegado del Área de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, se niega y muestra su "disconformidad" con el "procedimiento sancionador". El PSOE decide.

"Atendiendo a los argumentos antes reseñados y con el debido respeto, no podemos estar de acuerdo con los términos de su requerimiento". Así explicó Sánchez Mato el 26 de agosto, en una carta de respuesta al ministerio a la que ha tenido acceso EL PAÍS, su negativa a la petición de Hacienda para que el edil informara sobre el "órgano competente" que debía asumir la responsabilidad de un posible incumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

En sus alegaciones, Sánchez Mato admite que el Ayuntamiento no respetó el techo de gasto en 2015 porque decidió abonar la paga extra de los funcionarios de 2012. Una operación que obligó al Consistorio a gastar 16 millones más de lo debido. El concejal añade en su misiva que el gobierno de Manuela Carmena está haciendo todo lo posible para llegar a un acuerdo con otras formaciones políticas sobre el Plan Económico y Financiero (PEF), por lo que hasta que sea aprobado por el pleno no comunicará "el órgano competente" que ha tomado la decisión y al que el ministerio sancionará "si hubiera lugar".

El departamento que dirige el ministro en funciones Cristóbal Montoro (PP) expresó este viernes públicamente su malestar por las líneas económicas municipales. En particular, censura la intención de incumplir también la regla de gasto en 2017 (gastar más de lo autorizado), y reitera que este tipo de enfoque no tendrá su visto bueno, entre otras cosas, porque calcula que entre 2014 y 2016 el techo de gasto se ha superado en 700 millones y hay "un decrecimiento considerable de la capacidad de financiación municipal".

El ministerio asegura estar "a la espera de que el Ayuntamiento aporte información necesaria para emitir una valoración sobre su situación presupuestaria"; concretamente, el Consistorio "no ha remitido las Líneas Fundamentales de los Presupuestos".

¿Qué significa incumplir la regla de gasto?

La regla de gasto, incluida en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, dicta que la variación del gasto computable a la Administración pública —en este caso, el Ayuntamiento— debe ser menor que la tasa de referencia del crecimiento del PIB en el medio plazo.

Según la normativa, Hacienda puede adoptar mecanismos preventivos y correctivos ante el incumplimiento. El PEF está incluido entre los mecanismos preventivos, pero en caso de no ser aprobado, Hacienda puede adoptar medidas coercitivas, como multas, el envío de expertos o, incluso, la disolución de la corporación local. Esta norma se introdujo tras la modificación del artículo 135 de la Constitución, en cumplimiento del pacto fiscal europeo de 2012.

En virtud de la normativa de Estabilidad Presupuestaria, el Ministerio de Hacienda debe aprobar el PEF del Ayuntamiento de Madrid, ya que ejerce su tutela financiera. Pero para que el grupo municipal de Ahora Madrid apruebe el PEF, necesitará de los socialistas, cuyo apoyo es indispensable.

El primer intento de Sánchez Mato de aprobar el plan en julio en una comisión municipal lo paró el PSOE. Los socialistas se abstuvieron al considerar que, pese a que les gustaba la "música" del documento, querían entender "las letras" del texto, según dijo el concejal Ramsés Pérez Boga. Pero este edil, que es un firme defensor de cumplir la regla de gasto, fue destituido de su cargo de responsable de Hacienda del PSOE unas semanas después por otras causas: vive en A Coruña. Los nueve votos del PSOE son claves (PP y Ciudadanos tienen solo un concejal menos que PSOE y Ahora Madrid). Al menos, un concejal socialista, según ha comprobado este periódico, duda.

Imposible cumplir la ley

Sánchez Mato, tras el varapalo, alegó que cumplir la ley, es decir, no superar el techo de gasto fijado, y hacerlo sin recortar es imposible. Por lo tanto, dijo, "votar en contra o abstenerse es votar a favor de los recortes". Palabras que no fueron bien recibidas por el PSOE.

Ahora, dos semanas después de que el PSOE sustituyera a Pérez Boga por Carlota Merchán, Sánchez Mato anuncia que el PEF que se llevará al pleno del miércoles fue elaborado tras un "diálogo" con el PSOE. La socialista Merchán lo matiza e incide en que el PSOE todavía espera elaborar junto al gobierno de Carmena un documento que pueda ser aprobado por el ministerio. "Lo estamos negociando. La música sigue sonando bien, pero creemos que en la lógica de presentación de este documento hay deficiencias que queremos corregir, y ver cómo podemos mejorarlo para que se ajuste a la ley".

"El PSOE no puede dejarse atraer por los cantos de sirena"

El voto del PSOE-M será clave para la aprobación en el próximo pleno municipal del borrador definitivo del Plan Económico y Financiero (PEF). Fuentes de su grupo municipal confían en que queda tiempo para modificar el documento, pero critican duramente los anuncios de incumplimiento de Carlos Sánchez Mato, que tildan de "electoralistas".

Los socialistas críticos con apoyar a Sánchez Mato creen que la maniobra de Ahora Madrid es sobre todo táctica. Están de acuerdo con incrementar el gasto público, pero consideran que lo que se está planteando es "una ruptura con la ley, acorde con una postura política que ha venido a luchar contra el sistema".

En juego está, admiten, el papel del PSOE como fuerza progresista y europeísta. "El planteamiento de Sánchez Mato es revolucionario, pero el PSOE no tiene que dejarse atraer por los cantos de sirena. Debe estar a la altura de las circunstancias y cumplir con lo que establece la legislación".

"El gobierno municipal busca el apoyo de otra formación política que siga pasivamente la sintonía de romper el Estado de derecho. Pero el PSOE es un partido que ha gobernado España respetando el Estado de derecho", advierten estos socialistas críticos para hablar de un documento que, sin modificaciones sustanciales, consideran ilegítimo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información