Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

36 personas mueren en las carreteras catalanas este verano

La principal causa de accidente sigue siendo la distracción, muchas veces, por culpa del móvil

Una grúa levanta el camión siniestrado en agosto en L’Espluga de Francolí.
Una grúa levanta el camión siniestrado en agosto en L’Espluga de Francolí.

El número de personas que han muerto en las carreteras interurbanas catalanas este verano han sido 36, lo que supone 13 víctimas menos que en el mismo periodo de tiempo del 2015. De los 36 fallecidos este año una docena era motoristas. El consejero del Interior, Jordi Jané, ha hecho públicos esta mañana los datos de siniestralidad en las vías interurbanas catalanas entre las 15.00 horas del 21 de junio hasta la madrugada del pasado lunes. “El número de accidentes con víctimas mortales se han reducido un 26% respecto al mismo periodo de 2015 (pasan de 46 en 2015 a 34 en 2016). Si lo comparamos con 2010 sería una reducción del 47%”, ha explicado Jané.

El titular de Interior ha comparecido acompañado de la directora del Servicio Catalán de Tráfico (SCT), Eugenia Doménech, y el comisario general de movilidad de los Mossos d’Esquadra, Miquel Esquius. Jané ha dejado claro que en un 38% de los accidentes con víctimas mortales solo había implicado un vehículo. “Las causas de un accidente son múltiples, pero en el 35% de los casos suele ser la distracción. En 2015, por ejemplo, la distracción estuvo presente en el 32%”, destaca. Este verano los accidentes con víctimas mortales donde ha habido algún grado de distracción “han sido 12 frente a 15 del pasado año, pero como hemos tenido menos accidentes mortales, el porcentaje aumenta”. El consejero ha advertido también que "usar el móvil al volante es sinónimo de muerte. Hacemos toda la pedagogía posible, peros las principales causas de accidente siguen siendo por el uso del teléfono, por estar más pendiente de la llamada o de la navegación que de la conducción”.

La provincia de Lleida es donde más han bajado el número de siniestros mortales pasando de 14 en 2015 a 8 este año (-42%), seguido de Tarragona que pasa de 11 en 2015 a 7 (-36,5%). Girona se mantiene en 10 y Barcelona pasa de 11 en 2015 a 9 este año (-18,8%). En cuanto a las vías rápidas de circulación, la AP-7 ha sido la carretera donde se han registrado más víctimas mortales, cinco, seguida de la C-26 donde han muerto cuatro personas y la C25, C63 y 340 donde han fallecido dos personas.

Cinturón

“Hay demasiados accidentes en que las personas no llevan cinturón. El año pasado fueron el 21% de lo fallecidos y este año, el 20%. Ponerse el cinturón debería ser algo automático”, dice Jané. El Departamento que dirige no dispone, todavía, del número de fallecidos que había consumido alcohol o estupefacientes al volante, pero reconoce que cerca del 10% de los heridos graves sobrepasaba la tasa de alcohol permitido. El objetivo de Interior es reducir al máximo los accidentes. “Puede parecer utópico llegar a un número de accidentes 0, o al menos que un siniestro sea algo muy anormal”.