Batet admite que el PSC deberá hacer cambios para superar su estancamiento

La socialista elude, ante el Consejo nacional de los socialistas, la polémica de la vía canadiense

Meritxell Batet, junto a Pedro Sánchez durante la campaña.
Meritxell Batet, junto a Pedro Sánchez durante la campaña. Gianluca Battista

La diputada socialista Meritxell Batet, cabeza de lista del PSC por Barcelona el 26-J, ha realizado esta mañana una firme autocrítica de los "malos" resultados que obtuvo su partido en las elecciones y ha abogado por iniciar una profunda reflexión y hacer cambios en el PSC para que vuelva a reconectar con la sociedad. Con siete escaños, los socialistas fueron la cuarta fuerza política en Cataluña –tercera en cuanto a número de votos- y por primera vez en la historia se quedaron sin representación en Lleida. Pese a ello, la diputada ha considerado que esos malos resultados abren la puerta de la esperanza porque el PSC "ha resistido". Batet ha eludido, sin embargo la polémica de la vía canadiense.

En un informe de casi media hora ante el Consejo Nacional del PSC, la diputada se ha explayado en buscar razones –que no excusas, ha recalcado- para explicar por qué los socialistas se han estancado desde 2010 con una media de 500.000 votos en todas las citas electorales. Batet ha emplazado a los consejeros nacionales a hacer una reflexión colectiva de cara al congreso de otoño. “Habrá que redefinir el partido, cambiar estructuras, ser más atractivos, ejemplares, actuar con honestidad, o cambiar la forma de relacionarnos con la sociedad”, ha señalado. En ese congreso, el PSC debatirá la ponencia política sobre la aplicación de la ley de la claridad si fracasa la reforma constitucional en Cataluña pero Batet ha omitido el contenido de la misma y no ha realizado ninguna alusión a las críticas que dirigentes del PSOE han hecho a esa propuesta.

Tras calificar de gran “pérdida” no tener por primera vez en la historia un escaño por Lleida, Batet ha lamentado que el PSC no fuera capaz el 26-J de recuperar el terreno perdido justo en el momento en que sus rivales han retrocedido –no lo citó pero aludía a En Comú Podem, que cosechó 80.000 votos menos-. Pese a ello, la diputada ha sostenido que hay que poner en valor que los socialistas “hayan resistido” a la polarización de la campaña y al empeño de muchas fuerzas de lograr su derrota al tener la convicción que desde el 20-D Podemos decidió forzar las elecciones para lograr un sorpasso fallido.

"Impugno su falta total de sentido del momento político. Perdimos una oportunidad y hoy, todos somos conscientes, (un gobierno de izquierdas) está que vimos mucho más alejada", ha señalado. Su interpretación es que el PP se ha alimentado del miedo a que hubiera un Gobierno de Podemos. "Acabar con el bipartidismo comporta la fractura de la izquierda y a perpetuar la derecha en el poder", ha subrayado.

Sentadas esas premisas, Batet ha analizado que los 500.000 votos de media que el PSC cosecha en cada elección son un “un número de muy escaso" para sus aspiraciones. "Y no son otras que gobernar y transformar la realidad. El PSC, hoy por hoy, no se percibe como un partido útil para el cambio que debe venir aunque eso si pasa en muchos municipios”, ha apuntado. Tras avisar que el problema del PSC en las dificultades de la socialdemocracia en toda Europa, Batet ha desgranado que ese estancamiento puede obedecer a la falta de credibilidad; o de que la ciudadanía perciba a los socialistas como parte del poder o que carecen de empatía porque puedan parecer demasiado encarcarados. “No son excusas ni un consuelo”, ha dicho en alusión a la crisis global e la socialdemocracia europea. “Habrá que hacer esa reflexión con vistas al congreso”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS