Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un acusado de yihadismo, vocal en una mesa electoral en Terrassa

David Franco Portolés, uno de los arrestados en la operación Caronte, es miembro de una mesa del barrio de Ca n'Anglada

Elecciones Geneales 2016
David Franco Portolés repasa los DNI en la mesa electoral

David Franco Portolés fue uno de los 11 detenidos el 8 de abril de 2015 acusado de pertenecer a la célula yihadista de Terrassa que pretendía atentar en Cataluña. La operación de los Mossos d’Esquadra fue bautizada como operación Caronte y, tras infiltraciones y meses de investigación, el cuerpo autonómico sostenía que el grupo organizado pretendía degollar a una rehén y colocar bombas en instituciones catalanas, en comisarías y en una librería judía de Barcelona. Solo tres de los detenidos en la operación quedaron en libertad con cargos acusados de pertenecer a Estado Islámico e idear actos terroristas en la capital catalana. Entre los que quedaron libres con cargos se encontraba David Franco, que tras convertirse al Islam se cambió el nombre por Ibrahim Portolés. El converso desde entonces ha intentado mantenerse al margen de la polémica pero esta mañana ha tenido que cumplir su obligación de ciudadano y formar parte de una mesa electoral del Centre Cívic Montserrat Roig de Terrassa.

Ibrahim está realizando su función de vocal en la mesa electoral ataviado con la vestimenta que comenzó a utilizar cuando se convirtió al Islam.

Portolés fue detenido a principios de abril de 2015 en el piso de la calle Doctor Aymerich i Gilabertó del barrio de Ca n’Anglada que comparte con su esposa Tahira. Él tiene 26 años y habla árabe con dificultad. El matrimonio ha trabajado en diferentes empleos, "incluso en un McDonalds", y hace años que se se refugiaron en el Islam. El día en que detuvieron a Portolés, Tahira aseguró a EL PAÍS que a Ibrahim “sólo le pueden acusar de haber visto películas de Estado Islámico por Internet”.

El converso siempre ha defendido la inocencia de sus compañeros incluso de los que permanecen en prisión. Portolés conoció al líder de la supuesta célula yihadista, Antonio Sáez –Alí–, en Sabadell. Ambos son conversos y habituales de la mezquita de Terrassa. Portolés asegura que nunca se reunieron para preparar atentados sino para hablar del Islam. El acusado de terrorismo siempre ha asegurado: "No soy ni terrorista, ni espía, ni infiltrado…".

Esta mañana repasaba los DNI de los vecinos que iban a votar y cumplia con su obligación ciudadana.

Más información