Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El adversario electoral de Esquerra es Podemos”

El cabeza de lista por Barcelona asegura que se siente español y catalán

Gabriel Rufián, durante la entrevista
Gabriel Rufián, durante la entrevista

Gabriel Rufián (Santa Coloma de Gramenet, 1982) debutó en la fallida investidura de Pedro Sánchez y ahora vuelve a encabezar la lista de ERC por Barcelona.

Pregunta. ¿Aludir al término charnego como hizo usted aquel día no fue hacer lerrouxismo?

Respuesta. Me siento muy cómodo con ese término, que es el que ha adoptado el unionismo más reaccionario. Los que nos llaman así niegan que vote el pueblo catalán. Es un orgullo que un cordobés fuera presidente de Cataluña y es muy complicado imaginar a un catalán presidiendo un gobierno español.

P. ¿Llamar unionismo a todos los partidos que no son independentistas también le parece apropiado, cuando es un término ajeno a la política española?

“Es hipócrita hablar de constitucionalistas. Algunos lo son para según qué artículos”

R. Me da envidia el Reino Unido y eso que estoy en las antípodas de David Cameron, pero ya ha hecho dos referéndums. Quizás sería más apropiado decir unionismo reaccionario. Es hipócrita hablar de constitucionalistas, porque lo son para según qué artículos. Les encanta el 155 [la posibilidad de que el Gobierno intervenga una autonomía], pero no tanto el 47 [derecho a una vivienda digna]. No acepto el unionismo reaccionario que nos llama nazis o golpistas.

P. ¿Qué va a hacer a Madrid un partido independentista?

“Vamos a Madrid a contrarrestar el relato falaz que algunos hacen de Cataluña”

R. Ocupar un enorme espacio de poder mediático para no regalar la imagen de Cataluña a Albert Rivera. Queremos contrarrestar el relato absolutamente falaz que algunos hacen de Cataluña y estar al lado de las fuerzas que quieren dignificar la vida de la gente, vivan donde vivan. No se trata de ser antiespañol ni renunciar a ninguna identidad, sino que cada uno sea lo que quiera ser. Yo me siento español y catalán.

P. ¿Se puede ser independentista sintiéndose español?

R. Mi independentismo es ideológico. Soy republicano y de izquierdas y eso es inherente a reconocer el derecho de autodeterminación. Hay gente que está a favor de eso para Quebec, Kosovo, Escocia o Palestina, pero no para Cataluña. El pueblo catalán se merece ser flexible y explorar todas las vías posibles.

P. ¿Incluso un referéndum unilateral de independencia?

R. Me gusta esa vía porque supone interpelar a En Comú Podem y decirles: ¿qué haréis si el pueblo catalán coge las riendas de su destino y pone las urnas tras votarse en el Parlament? ¿Os alineareis con el Estado?

P. Parece que Podemos les pone muy nerviosos.

“El país que imagina Podemos ya existe en Cataluña para empezar el proceso constituyente”

R. Es una buena noticia que por primera vez haya un partido estatal que entienda que España es un país de países. La diferencia es que allí gana las elecciones el PP. Y donde no llegue el PP llegará el PSOE, Ciudadanos o el Tribunal Constitucional. El país que imagina Podemos ya existe en Cataluña, con un PP residual, un PSC minoritario y las condiciones para iniciar un proceso constituyente y lograr la tercera república catalana.

P. ¿Podemos es el adversario de Esquerra en esta campaña?

R. Nuestro adversario es la precariedad y la exclusión social, pero el adversario electoral, que no ideológico, es Podemos. Ellos ganaron el 20 de diciembre en Cataluña y nosotros lo que queremos es ganar ahora. Son ambiguos ante el proceso catalán.

P.¿Cree que se logrará la independencia si el Parlament no es capaz ni de discutir unos Presupuestos?

“La CUP aprobará los presupuestos, pero si no fuera así no pasa nada”

R. La mayoría independentista conlleva dificultades. Los que nos llamaban de todo en enero fueron incapaces de alcanzar un acuerdo de gobernabilidad. Estamos convencidos que la CUP aprobará los Presupuestos.

P. ¿Los de 2017?

R. No, los de este año. Pero si al final no se aprueban, no pasa nada. No conozco ningún proceso de autodeterminación que se haya parado por no aprobar unos Presupuestos.