Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El independentismo llega a la campaña en el peor momento

ERC y CDC quieren erigirse en los líderes, cada uno por su lado, del proceso político catalán en el Congreso

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y Artur Mas, ayer en Girona.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y Artur Mas, ayer en Girona.

Esquerra Republicana y Convergència Democràtica iniciaron ayer la campaña electoral con el objetivo de erigirse en los líderes, cada uno por su lado, del proceso político catalán en el Congreso de los Diputados. Su batalla empieza justo cuando el independentismo y su hoja de ruta parecen más amenazados. A la ruptura con la CUP escenificada esta misma semana en el Parlamento se añade la nada halagüeña encuesta que ayer publicó el CIS.

Sus previsiones amenazan a ERC con la pérdida de un escaño, mientras que en el caso de CDC vaticina uno o dos menos. Su pérdida de apoyos lo compensa En Comú Podem, que limita su apuesta a la convocatoria de un referéndum. Los dos partidos que gobiernan en coalición la Generalitat vuelven a pugnar por ser la formación independentista con mayor representación en Madrid, como ya sucedió en la convocatoria de diciembre.

Negada la posibilidad de reeditar una versión de Junts pel Sí, ambas formaciones han marcado perfil propio en las dos últimas semanas. Convergència abrió la campaña reprochando a la CUP el bloqueo a los Presupuestos de la Generalitat. El presidente de los convergentes, Artur Mas, visiblemente enfadado, denunció: “Nos la han jugado”, y acabó gritando: “¿Aprobar unos Presupuestos, tan difícil era?”. El cabeza de lista Francesc Homs equiparó “los extremismos” del PP y de la CUP, al considerar que los dos acaban teniendo “las mismas consecuencias”.

ERC hizo una aproximación a los simpatizantes de los anticapitalistas, a quienes solicita el voto. Temen que parte de ellos, los que priorizan el discurso social, acaben en En Comú Podem. Sin citar a la CUP, el líder de los republicanos, Oriol Junqueras, señaló que, pese a la derrota en los Presupuestos “somos aquellos que no se rinden nunca”. El primero de la candidatura, Gabriel Rufián, definió a ERC como la izquierda que no tiene que pedir permiso para realizar sus proyectos. CDC apuesta por que su partido tenga un papel práctico en el Congreso en el tránsito hacia la independencia. En cambio, ERC y su candidato niegan la posibilidad de un gesto de Madrid. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, expresó su voluntad de que el Gobierno que salga de las urnas ofrezca una alternativa al independentismo para incorporar a la pregunta de la supuesta consulta.