Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caballero pone coto a las protestas en los plenos entre abucheos de colectivos sociales

Con la mayoría absoluta de los socialistas, el equipo de gobierno de Abel Caballero ha aprobado este lunes el nuevo reglamento de los plenos que la oposición califica de “tiranía política” y “medidas dictatoriales”. A partir de ahora se pondrán límites, entre otras cuestiones, a las protestas ciudadanas, a la exhibición de pancartas o a las grabaciones audiovisuales de los medios de comunicación.

El pleno ha sido tenso, como se preveía, por las críticas del PP y Marea de Vigo -que votaron en contra- y que fue interrumpido desde las bancadas del público por gritos de “dictadura” o “alcalde tirano”. Trabajadoras en huelga de la concesionaria de limpieza Linorsa y representantes de varias asociaciones políticas y vecinales, integrados en la organización Xuntos (cuyas alegaciones al reglamento fueron desestimadas), han calificado la medida de “ley mordaza” y han pedido la expulsión de Caballero del PSOE “por ser indigno de pertenecer a un partido que dice representar a los obreros”.

Abel Caballero se ha encargado de zanjar la algarabía diciendo que con este reglamento “volvió a hablar la democracia en Vigo”. Minutos antes el portavoz del grupo socialista, Carlos López Font ha defendido la normativa como necesaria y "la más avanzada en transparencia", que regula las funciones de los concejales para que se respete su labor, llenando así de argumentos las limitaciones para acceder a expedientes del Ayuntamiento o el mínimo de tres ediles exigido desde ahora para formar grupo municipal.

Para la portavoz de los populares, Elena Muñoz, el gobierno de Vigo ha convertido este reglamento en “un atentado contra la democracia y la libertad de expresión” y acusó a Abel Caballero de “confundir mayoría con tiranía” porque “la mayoría absoluta le viene grande por su soberbia y prepotencia”.

También el portavoz de Marea de Vigo se ha encendido lanzando críticas contra el equipo de gobierno. ”Es la primera vez que se utiliza un reglamento municipal solamente para masacrar los derechos democráticos de otros partidos y de los ciudadanos, y aquí parece que solo existe el alcalde”, denunció. Rubén Pérez.

En el mismo pleno ha sido rechazada la moción que presentó el PP, y que apoyó Marea, para que el alcalde diera explicaciones sobre el supuesto “enchufe” de la cuñada de la primera teniente de alcalde de Vigo y presidenta de la Diputación, Carmela Silva, que investiga un juzgado por presuntos delitos de prevaricación y tráfico de influencias y por el que están imputadas cinco personas, dos de ellas del Ayuntamiento.

Tanto Caballero como Silva se han ausentado para acudir a un acto institucional antes de que el pleno abordara este punto, lo cual ha agriado todavía más las críticas de la oposición. “No hay mejor manera que dar la espalda a los problemas con un ejercicio de cobardía política”, ha dicho Elena Muñoz . Por su parte Marea de Vigo ha reiterado su propuesta de crear una comisión especial de investigación para aclarar “la permanente sombra de duda” sobre los contratos laborales del Ayuntamiento, al estar investigados varios concejales del equipo de gobernó local.

También ha aprobado el pleno instar a la Xunta de Galicia para que cese a Ignacio López-Chaves como delegado del Gobierno gallego en la ciudad, según el PSOE “por su oposición sistemática a la alcaldía hasta querer convertirse en un referente anti Vigo” desde su anterior etapa como presidente de la Autoridad Portuaria. La moción del grupo socialista ha contado con la abstención de Marea y el voto en contra del PP.