Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez y Puig firman una paz provisional

El candidato socialista promete mejorar la financiación de la Comunidad Valenciana

Pedro Sánchez y Ximo Puig en la sede de los socialistas valencianos. José Jordán Atlas

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, firmaron ayer la paz. Pusieron un punto y aparte a sus desavenencias sobre la candidatura conjunta al Senado que el valenciano pretendía alcanzar con Compromís, partido con el que gobierna en la Comunidad Valenciana, y con Podemos, que con su apoyo sustenta la coalición. El candidato del PSOE abortó la operación ante la sorpresa de Puig, que era el que había propuesto el acuerdo, según declaró su socia en la Generalitat, la vicepresidenta Mónica Oltra, de Compromís.

Ante la curiosa mirada de cargos y militantes valencianos, Sánchez declaró que Puig es un “extraordinario compañero y presidente”. El candidato socialista quiso cerrar públicamente las heridas que levantó su prohibición. Puig, que apenas habló, se felicitó de la visita de Sánchez y del compromiso de este para mejorar la financiación de la Comunidad Valenciana.

El líder del PSOE remarcó que, a pesar de lo ocurrido días atrás, el partido que dirige es "democrático, abierto, de izquierdas" y no un cuartel, calificativo, que "corresponde a los partidos de derechas". Sánchez realizó la declaraciones en la sede los socialistas valencianos, acompañado por Puig, tras ser recibido en el Palau de la Generalitat, donde se reunieron durante media hora.

La puesta en escena de la buena sintonía entre ambos llevaba acompañada el acuerdo de mejorar la financiación y las inversiones de la Comunidad Valenciana, además de potenciar el corredor mediterráneo ferroviario. Ambos firmaron un documento titulado Un sí por la Comunidad Valenciana, similar al eslogan electoral del PSOE, Un sí por el cambio, con el que Sánchez intentó convencer a sus compañeros —candidatos al Congreso y al Senado de las tres provincias y la ejecutiva de partido— de su buena voluntad a pesar de las evidentes discrepancias. "En el partido hay debate y mucho, y luego se acuerda", manifestó ante el silencio de Puig.

"Salimos a ganar las elecciones, a ser la primera fuerza política", afirmó el líder del PSOE. Sánchez aseguró que si lo consiguen trabajarán para aprobar un nuevo sistema de financiación y para terminar infraestructuras relevantes para la Comunidad Valenciana.

El candidato socialista a las elecciones generales del 26 de junio destacó el trabajo de Puig al frente de la Generalitat, "pese a todas las restricciones" derivadas de la deuda que heredó de la anterior Administración gobernada por el PP. Sánchez alabó los "muy importantes logros" del Ejecutivo autonómico, como "la eliminación del copago farmacéutico o la sanidad universal". Estas iniciativas demuestran, añadió, "que con convicciones y determinación se pueden hacer grandes cosas en poco tiempo".

Sánchez, que no quiso dar más explicaciones de su veto al pacto para el Senado propuesto por Puig, dedicó elogios al presidente autonómico: "Cuentas con mi apoyo y el aprecio entusiasta del secretario general del PSOE", aseguró.

El candidato socialista acusó al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, de "agitar banderas para no hablar del multazo" europeo a España, en referencia a la sanción impuesta por la UE por incumplir el límite de déficit. Sánchez calificó de "falsa polémica de las esteladas", la prohibición de que se exhiban banderas independentistas en la final de la Copa del Rey de fútbol decretada por el Ejecutivo. "Un fuego no se frena echando más gasolina", afirmó. "Es importante que a la opinión pública se le diga la verdad y no se le confunda con falsos debates", agregó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información