Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Josep Torrent, exdelegado de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana

Durante su etapa la edición autonómica aumentó su influencia y difusión y abordó el reto digital

Josep Torrent en la antigua redacción de El PAÍS en Valencia.
Josep Torrent en la antigua redacción de El PAÍS en Valencia.

Josep Torrent Badía (L'Eliana, 1953) se hubiese identificado con los protagonistas de la película Spotlight si una traicionera y penosa enfermedad no le hubiese arrebatado la oportunidad de disfrutarla. Torrent, delegado de la edición valenciana de EL PAÍS entre febrero de 1997 y octubre de 2014, fue siempre un apasionado de su oficio. Periodista de la vieja escuela, con un gran olfato para la noticia, siempre listo para el debate y la buena conversación, con el lector como punto de referencia. Un periodista de los que valían tanto por su agenda como por su capacidad de enfocar dónde estaba el titular.

Procedente de Noticias al día y de Levante-EMV, donde había ocupado el cargo de subdirector, Josep Torrent llegó a la redacción de EL PAÍS en Valencia a finales de los años noventa, entonces en la calle del Embajador Vich, con la convicción de que su nuevo equipo de periodistas tan solo necesitaba estructurar un relato propio para lograr que el diario diese un salto cualitativo. La denuncia de los casos de corrupción y del urbanismo salvaje, asuntos que en otros medios de comunicación se miraban de soslayo, fue una de las apuestas durante su etapa al frente de la delegación. La edición valenciana de EL PAÍS se consolidó entre los diarios más leídos de la Comunidad Valenciana, tanto en papel como en su versión digital, que fue una de las primeras en despegar.

En los últimos años al frente de la delegación valenciana, Torrent demostró su capacidad de interlocución y su capital relacional organizando con la Universitat de València el foro de debate Claustre Obert, en el que participaron políticos, académicos, artistas o deportistas con el objeto de abordar cuestiones de actualidad.

Tras cerrar su etapa como periodista en EL PAÍS, Torrent decidió retomar su otra gran pasión, la política, a la que había dedicado sus años de juventud. Concejal socialista en los primeros años de la Transición en su pueblo, L'Eliana, al que siempre fue fiel, Josep Torrent aceptó el pasado otoño el ofrecimiento del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, para ser director general de Análisis y Prospectiva del Gabinete de Presidencia. Un cargo que se negó a asumir hasta que estuviese recuperado de su enfermedad y con su capacidad de trabajo al 100%. El jefe del Consell ha recordado hoy en la Cadena SER que "Torrent convirtió EL PAÍS en un periódico de la Comunidad Valenciana y se convirtió en un referente del análisis sosegado". "Fue periodista hasta el final de su vida, precisamente en el 40 aniversario de EL PAÍS. Pep estará siempre en el corazón de sus amigos y en el imaginario del periodismo de calidad", ha dicho el presidente.

Josep Torrent deja para los lectores cientos de crónicas y análisis en las hemerotecas y en los servidores informáticos que reflejan toda una etapa del periodismo hecho en la Comunidad Valenciana. Un ejemplo de periodismo y una herencia ciudadana importante, aunque insuficiente para consolar el gran vacío que deja en su familia —sus nietos Marc y Lola, su última gran pasión, ya no podrán disfrutar de su compañía frente al mar de Xàbia— y en la extensa red de afectos que construyó a lo largo de los años.