La agresión a dos animalistas dispara la tensión en los ‘correbous’ del Ebro

Los Mossos d'Esquadra acumulan denuncias por agresiones imputadas a protaurinos

Agresión a dos animalistas durante un 'correbou' en Mas de Barberans.

Nunca antes la temporada de correbous en las Terres de l'Ebre arrancó tan al rojo vivo. Apenas se han celebrado un par de festejos menores y la tensión se ha disparado entre protaurinos y colectivos animalistas. Los Mossos d'Esquadra acumulan denuncias por agresiones perpetradas presuntamente por protaurinos. La tensión ha subido especialmente tras la agresión que sufrieron este fin de semana en Mas de Barberans dos defensoras de los animales que filmaban el festejo.

La publicación de un vídeo donde se ve el asedio que sufrieron dos activistas de la asociación AnimaNaturalis en la improvisada plaza de toros de Mas de Barberans (600 habitantes) ha echado gasolina a un fuego que, desde hace un par de campañas, está crepitante. La filmación fue realizada por un videoaficionado pero tiene una calidad óptima y ha sacado a la luz el hostigamiento al que los protaurinos sometieron a dos activistas que, sentadas en la grada, trataban de grabar el correbou del pasado viernes por la tarde. En cinco días de fiestas, Mas de Barberans programó hasta ocho actos con toros o vaquillas. Cuando termine la temporada de toros pasado el verano, en las Terres de l'Ebre se habrán celebrado más de dos centenares de festejos taurinos.

En un territorio donde el toro va directamente asociado a la fiesta, cualquier apreciación foránea se mira con recelo. Pero la brutal agresión sufrida por las activistas en Mas de Barberans revela que la tensión ha escalado unos cuantos peldaños de golpe. Las imágenes exhiben como las animalistas reciben insultos, golpes y tirones de pelo y se observa como, entre vítores de parte del público, unos individuos les roban dos videocámaras con las que trataban de grabar el festejo. Apenas pudieron grabar nada porque escasos minutos después que la vaquilla hubiera salido de los toriles, un hombre se acercó a las activistas e inició un forcejeo para arrebatarles las cámaras. El acto de resistencia es visible pero en un breve espacio de tiempo más personas se acercan a ellas para zarandearlas y, finalmente, robarles los aparatos y estrellarlos contra el suelo.

Víctimas o “boicoteadores”

Ximo Martí es el presidente de la Agrupación de Comisiones Taurinas de las Terres de l’Ebre. Asegura que las peñas taurinas condenan la agresión que tuvo lugar en Mas de Barberans pero lamenta la “persecución” que, dice, soportan los partidarios de los toros. En este sentido, pide multas para los que considera “boicoteadores” de la fiesta, unas sanciones que, asegura, rebajarían el clima de tensión.

Las víctimas, Aïda Gascón, de 32 años y presidenta de AnimaNaturalis en España, y su compañera Yasmina Moreno, de 29, denunciaron los hechos y los Mossos d'Esquadra detuvieron a cuatro personas. Se trata de tres hombres y una mujer, de entre 19 y 47 años, todos miembros de una misma familia. Fuentes cercanas a los detenidos alegan que el rifirrafe se inició porque la madre no consentía que las activistas gravasen a su hijo mientras corría delante de la vaquilla en el albero.

Las denunciantes, por su parte, manifestaron que acudieron al pueblo de Mas de Barberans con la misma intención con la que se presentan en la mayoría de festejos taurinos que se celebran en las Terres de l'Ebre: grabar la corrida para documentar si se produce alguna vulneración del reglamento que vela por la integridad de los animales.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS