Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La exasesora de Unió ratifica en el juicio que Torramadé abusó de ella

Fiscalía pide para el expresidente de la Diputación de Girona 3.600 euros de multa y 1.000 de indemnización

Jaume Torramadé, en el juicio, este jueves.
Jaume Torramadé, en el juicio, este jueves.

Minerva Amador, la asesora de UDC que denunció al que era presidente de la Diputación de Girona y alcalde de Salt (UDC), Jaume Torramadé, por abusos sexuales, ha reiterado en el juicio que ha empezado este jueves en el Juzgado de lo Penal número 5 de Girona que le hizo tocamientos “insistentes” en las rodillas, los genitales y los pechos durante la cena del inicio de campaña, el 8 de noviembre de 2012. La fiscal pide para Torramadé 3.600 euros de multa y 1.000 euros de indemnización; la acusación particular, dos años de cárcel y 20.000 euros; la defensa, la absolución.

Amador ha relatado cómo en el momento de los postres el acusado le acarició el pecho por encima de la ropa, puso sus manos en sus rodillas y, mientras le decía “si tú quieres, princesa, serás lo que quieras en Salt”, pasó a acariciarle los genitales. Ella interpuso sus manos, discretamente, para no llamar la atención. “Me arruinó la vida en cinco minutos”, ha apostillado.

Terminada la cena, fueron a celebrar el inicio de campaña y coincidieron con la actual alcaldesa de Girona, Marta Madrenas. Como ya declaró, ha reiterado que vio a Torramadé con “mucha euforia”, y que le puso la mano en la cintura, lo que la hizo “sentir muy incómoda", pero se apartó "y ya está”. Cree que “no se dio ni cuenta”. El edil Robert Fábregas llevó a casa a Amador y supuestamente ella le contó lo sucedido y él le dijo que varios de los presentes se habían percatado de ello. Fábregas hoy lo ha negado y ha dicho que Amador le habló de problemas económicos y de salud.

Igual que Fábregas, los nueve comensales restantes han negado con rotundidad haber visto ningún tocamiento, ni sexual ni casual, y han mantenido que firmaron un documento de apoyo a Torramadé, porque estaban saliendo muchas mentiras en la prensa.

La asesora ha detallado que llegó a su casa destrozada, le contó a su marido lo sucedido. Él quiso denunciarlo pero ella no: "Tenía miedo, son personas con mucho poder, podían arruinarnos la vida”, ha declarado. Contaron lo sucedido a personas de confianza del partido porque ella “quería dejar el trabajo” y empezó una negociación para el cobro de 50.000 euros. Amador dice que se lo ofrecieron a cambio de su silencio, en concepto de liquidación por los dos años que le quedaban de trabajo y Torramadé, que ha negado siempre los hechos, la denunció por extorsión por amenazar con denunciarlo en falso si no pagaba. Este caso está a la espera de juicio.

También ha declarado Josep Maria Amargant, jefe de protocolo de la Diputación. En una declaración en la que ha repetido varias veces la frase “no lo recuerdo”, se ha remitido a sus declaraciones en instrucción y ha mantenido, tras la lectura de un artículo suyo en prensa, que, entre otras cosas, Torramadé le habría confesado los hechos y le había dicho que lo arreglara. Él habló con la víctima y esta le relató unos hechos que coincidían con lo que le habían asegurado haber visto dos ediles de Salt y el alcalde de Bescanó, que hoy lo han negado. El juicio seguirá este viernes con la declaración de Torramadé.