Los Maristas apartan a un religioso de Girona y a otro de Rubí

Los dos acusados impartían clases en la década de los 90 en un centro del Eixample

Concentración en apoyo del colegio en Barcelona.
Concentración en apoyo del colegio en Barcelona.Massimiliano Minocri

Los Maristas han apartado de forma cautelar a un hermano del centro educativo de Girona después de que una exalumna le ha denunciado por supuestos abusos ocurridos en uno de los centros de Barcelona  -la Inmaculada del barrio barcelonés del Eixample- a principios de la década de los 90. La misma institución también ha apartado de un colegio Marista de Rubí (Barcelona) a otro hermano Marista, de 70 años, que ha recibido una denuncia de abusos cuando ejerció, también en los 90, como docente en el mismo centro del Eixample.

En un breve comunicado dirigido a las familias, el vicario provincial, G. Pere Ferré, y el presidente de la Fundación Champagnat y delegado provincial en Girona para la protección de la infancia, G. Gabriel Villa-Real, explican que la institución ha sido requerida para aportar datos personales del hermano P. investigado tras la presentación de una denuncia contra él “por unos presuntos hechos ocurridos en una escuela de Barcelona a inicios de los 90”.

Mantienen que, hasta que se esclarezcan los hechos, “en aplicación de los protocolos de protección de la infancia, la Institución Marista ha apartado de forma cautelar a este hermano del centro educativo y de su domicilio actual, y de toda presencia entre menores”.

El hermano denunciado, de avanzada edad, no daba directamente clases a los alumnos del centro y habría llegado allí hace unos dos años. En concreto, acudía a las aulas junto al profesor de literatura castellana y recitaba versos, o ayudaba en las labores de mantenimiento de la escuela gerundense al encargado. Desde el pasado jueves, cuando se tuvo conocimiento de la denuncia, el hermano no ha vuelto a aparecer por la escuela.

En cuanto al hermano Marista apartado del centro de Rubí, se trata de G.F. de más de 70 años que tampoco impartía clases pero se encargaba del mantenimiento de la escuela. En ambos casos, los dos acusados han sido apartados de los centros escolares siguiendo, tal y como asegura la institución, el protocolo interno de Maristas. Hoy el Periodico de Catalunya publica que G.F. ya había sido apartado de la Inmaculada de l'Eixample en el año 1992 tras enviar una carta de amor a una alumna de 12 años.

El escándalo de Maristas comenzó a principios de febrero cuando Manuel Barbero destapó un conjunto de abusos perpetrados por el profesor de gimnasia del colegio Sants-Les Corts, Joaquim Benítez. El docente admitió los hechos ante el juez y quedó en libertad mientras el magistrado continúa con la instrucción de la causa. Cerca de una veintena de alumnos han presentado denuncias contra él acusándole de abusos y agresiones de carácter sexual perpetradas dentro de las instalaciones del recinto escolar barcelonés.

Poco después comenzaron a hacerse públicos otros supuestos casos de abusos. Un monitor del comedor del mismo centro fue arrestado el pasado mes de diciembre acusado de abusar sexualmente de cinco niñas del colegio. El joven de 30 años sólo llevaba 17 días trabajando y había sido contratado por la fundación Pere Tarrés.

Acto seguido varios exalumnos presentaron denuncias contra dos exprofesores de primaria A.F. y M.M., este último denunciado por exalumnas del colegio. El centro intentaba averiguar qué había de cierto o no en las acusaciones cuando recibió tres denuncias contra el actual subdirector, hermano marista, F.M., que fue suspendido de su cargo.

La avalancha de denuncias continuó contra los miembros y trabajadores de la orden religiosa pero en esta ocasión del colegio la Inmaculada de l’Eixample de Barcelona. Los Mossos han recibido denuncias contra el profesor A.E. y los hermanos A.B., G. F. y P., precisamente estos dos últimos son los que estaban trabajando en los centros educativos de Girona y Rubí y han sido apartado.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50