Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anxo Quintana abandona el BNG

El exvicepresidente de la Xunta reconoce que no comparte "ni en la forma, ni en el fondo, ni en la táctica, ni en los objetivos estratégicos, el proyecto político del Bloque de hoy"

Anxo Quintana, en octubre de 2014.
Anxo Quintana, en octubre de 2014.

A través de un escrito a la militancia de la localidad donde fue alcalde, Allariz, y tres días después de ya ni siquiera asistir (pese a que estaba inscrito) a la Asamblea Nacional del pasado domingo. El exportavoz del BNG que llegó a vicepresidente de la Xunta durante el bipartito, Anxo Quintana, ha notificado su baja en la organización frentista. Su comunicado es claro a la hora de describir su divorcio con el rumbo actual del Bloque y cuando abre la puerta a colaborar en nuevos proyectos por la "construcción nacional de Galicia", proyectos que, según él, no existen ahora pero es necesario crear.

"Me doy de baja del BNG, que no de nacionalista, y aunque hoy no haya ningún partido en nuestro país desde el que lo pueda hacer, mi voluntad estará siempre dispuesta a colaborar en la construcción nacional de Galicia", escribe el político que llegó más alto dentro de la formación. El escrito no lo dirige a la dirección renovada del Bloque, con Ana Pontón al frente, sino a los que fueron sus "compañeros de la comarca" ourensana en la que entró a militar de joven.

"Son casi 40 años de militancia en el nacionalismo y de compromiso con el BNG desde su fundación. En todos estos años, tuve la oportunidad de vivir momentos políticos muy diferentes. Desde la casi marginalidad de los comienzos hasta el nacionalismo de hoy que, pese a todas las dificultades electorales, goza de una importante introducción social y presencia institucional", empieza su carta el nacionalista. Quintana asegura que siempre "procuró siempre colaborar con el proyecto" y que de todas las etapas guarda buen recuerdo y se siente agradecido con los compañeros con los que compartió "trabajos, ilusiones, alegrías y pesares".

Las organizaciones, dice en su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, son "instrumentos de adscripción voluntaria" y "la participación en ellas no puede estar motivada únicamente por sentimientos de amistad y recuerdos de tiempos pasados". "Y cuando la visión crítica de la organización, en vez de excepción, se convierte en norma, es síntoma de que estás en el sitio equivocado", concluye.

Anxo Quintana reconoce que no comparte "ni en la forma, ni en el fondo ni en la táctica, ni en los objetivos estratégicos, el proyecto político del BNG de hoy". "Por honestidad conmigo mismo y con la organización", añade, "solicito mi baja como militante".

Recientemente Anxo Quintana ha tenido una aparición pública a propósito de la presentación de una tesis doctoral sobre la campaña electoral de 2009, en la que PSOE y BNG perdieron las riendas de la Xunta con la primera mayoría de Alberto Núñez Feijóo. Ese día había dicho, en declaraciones a los medios, que el BNG tenía que "reflexionar" primero "qué quería ser" y, después, abordar otras cuestiones como los posicionamientos electorales.

El que fue líder del BNG entre 2003 y 2009 consideró, entonces, que el BNG tenía que buscar "un proyecto político que pueda colaborar, en la práctica, y en el día a día, en la transformación positiva que Galicia necesita". "Yo siempre aspiré a eso y seguiré aspirando", sentenció.

Quintana dejó la primera línea política del BNG en 2009, tras la pérdida de la Xunta. Anunció su paso atrás por el resultado electoral en un Consello Nacional --máximo órgano de decisión entre asambleas-- en que dimitió e hizo dimitir al resto de la dirección, con lo que se convocó una asamblea extraordinaria. Guillerme Vázquez se convirtió en portavoz nacional en la asamblea de mayo de ese año, que supuso el preludio de los abandonos en el seno de la organización frentista y el regreso de Xosé Manuel Beiras a una batalla interna que acabó en 2012 con su escisión, junto con los irmandiños, de la organización que había contribuido a fundar.

Desde la asamblea de 2009, Quintana se apartó de la primera línea orgánica, sin embargo, recientemente impulsó la plataforma ciudadana Somos Nós que nació para servir de puente entre nacionalistas y no nacionalistas en torno a la "prioridad" de Galicia. Públicamente, el exvicepresidente siempre ha defendido que no tenía como objetivo "competir electoralmente", sino "crear país", si bien afines a él llegaron a registrarlo como partido.