Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresa debe aun más de 28.600 facturas de pobres energéticos

La Generalitat dice que ha impedido los cortes de suministros en más de 32.000 ocasiones

La Generalitat ha logrado evitar que se le corten suministros básicos a familias vulnerables en 32.414 ocasiones. Este balance, con fecha del pasado mes de enero, fue anunciado el pasado jueves por el consejero de Empresa, Jordi Baiget, en una comparecencia parlamentaria. Detrás de cada una de estas intervenciones hay al menos una familia, aunque un hogar puede tener problemas para hace frente a diferentes servicios. En cada caso, además, la Generalitat ha adquirido el compromiso de responder económicamente. A día de hoy, sin embargo, las empresas solo han solicitado y cobrado el dinero de 3.770 facturas a través de las líneas de ayuda del fondo contra la pobreza energética. Es decir, quedan al menos 28.644 recibos pendientes.

El mecanismo catalán para atender a los pobres energéticos especificaba que las familias que no pudieran hacer frente a las facturas certificaran su vulnerabilidad mediante los Servicios Sociales municipales. Con este documento, los afectados iban a la empresa y así se evitaba el corte del servicio. Posteriormente las suministradoras se acogían a las convocatorias de Empresa para acreditar las deudas y recibir el dinero. En específico, tenía que entregar una relación de periodos de facturación, consumos e importes.

Las empresas consultadas siempre remiten a la Generalitat para entregar los datos sobre las facturas pendientes y declinan explicar por qué no acreditaron más deuda en la anterior convocatoria. Desde Empresa aseguran que habrá otra próximamente, sin especificar la fecha. “Con el tiempo se saldará toda la deuda con las empresas”, explicó una portavoz. Aún está por verse el papel que jugarán las empresas, a las que las entidades sociales y el Gobierno les piden arrimar más el hombro o, incluso, hacer frente a fondo perdido debido a sus grandes beneficios.

En diciembre pasado, 24 empresas suministradoras recibieron 1,1 millones de euros por impagos de personas vulnerables. Esta cantidad equivale a las 3.770 facturas que liquidaron a través de una convocatoria de ayudas lanzada en agosto. Se trataba de los casos posteriores a enero de 2015 y que las suministradoras certificaron entre septiembre y octubre. En su momento la Generalitat destinó una partida de cinco millones de euros para hacer frente a las deudas con las empresas aunque estableció que se dejara abierta “si el número de solicitudes superaba la previsión”. Pero solo se ejecutó el 22%.

Un cálculo arroja que serían necesarios al menos 8,3 millones de euros para pagar las deudas pendientes de las familias a las que no se les han cortado los servicios para tener el informe, una cantidad considerable dada la situación financiera de la Generalitat. La cifra podría ser mucho mayor teniendo en cuenta que el gasto energético del invierno.

La portavoz del departamento también explicó que hasta octubre se habían evitado unos 13.000 cortes mediante el certificado de vulnerabilidad. Esta cifra llegó hasta los 32.414 en enero. En su comparecencia Baiget detalló la clase de las intervenciones que evitaron los cortes: 16.229 son por luz; 12.338 por agua y 3.847 por gas. El consejero se comprometió a mejorar la comunicación de las líneas de ayuda a las familias y los entes locales.