Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si Podem tiene que converger o mutar, se decidirá en Cataluña”

El portavoz de la junta interina de Podem defiende la creación del partido anunciado por Colau

Marc Bertomeu, portavoz de Podem.
Marc Bertomeu, portavoz de Podem.

Marc Bertomeu (Barcelona, 1991) es portavoz de la junta interina de Podem, que celebra en abril su asamblea ciudadana. No se presentará a secretario general.

P. ¿Qué les parece el anuncio de Ada Colau de crear un nuevo partido de izquierdas?

R. Para nosotros no es noticia. Es un debate que ya existía: Iniciativa lo hizo hace tres años y Podem, desde que apoyamos hace uno con Barcelona en Comú. Este diciembre lo discutimos. Lo que pasa es que uno de los actores lo hizo público. Apostamos por las confluencias desde el minuto uno y la repetimos el 27-S y el 20-D. Hemos construido listas en tres meses, pero no hemos salido de lógica de las cuotas. Hay diferentes demos: ICV, EUIA, Podem, Equo y la idea o el reto es unificarlos. ICV tiene más difícil dar el paso por su estructura y mochila. Podem es más líquido.

P. ¿Implica que los partidos se disuelvan y creen otra entidad?

R. Lo importante es la toma de decisiones. Por ejemplo, las primarias ya no serían solo de Podem, sino con todos los militantes del mismo espacio. Y luego veremos cómo se adaptan las estructuras de los partidos.

P. ¿El modelo es el de Barcelona en Comú conformado por personas a título individual que proceden de diferentes partidos?

R. Ha sido una prueba piloto. BComú es una coalición, pero no funciona como tal. Es el objetivo. ¿Qué Colau rechaza la sopa de siglas? Hay que anteponer los intereses de la gente a los de los partidos. Nos importa bien poco cómo se llamará o las cuotas. No nos importa tanto si la marca Podem queda más visible. Lo que cuenta es la defensa del mismo espacio.

P. ¿No queda en el aire la supervivencia de los partidos? ¿Podrían desparecer Podem?

R. Desaparecer, no. Pero sí cambiar organizativamente. Una disolución es si renuncias a lo que defiendes, pero no si amplías tu espacio. Hemos sido el actor vertebrador y más generoso de las confluencias. La asamblea ciudadana decidirá, pero hasta ahora las han apoyado al 80%.

P. ¿Es compatible el nuevo partido con que sobrevivan los que ya existen como en BComú?

R. No lo sé. Estamos haciendo política-ficción. Las organizaciones son instrumentos. En nuestro caso, la asamblea decidirá.

P. ¿Aceptará Podemos que Podem, su hijo, desaparezca?

R. Podemos no es un padre y un hijo: es la gente que participa. Y, si la que lo hace en Cataluña decide con su autonomía que ese es el rumbo que quiere tomar, Podemos estará de acuerdo porque es un instrumento. Sí que es una marca muy potente. Ya se hablará de qué nombre se debe trasladar.

P. Cuesta creer que la marca morada no esté.

R. Seguirá existiendo en espíritu que es lo que ha de ser Podem. En su orden de prioridades no está la supervivencia por delante de las políticas que defendemos. No tiene una estructura que impida perseguir objetivos. Es al revés: la gente decide. No hay una lógica de partido estatal que diga a su hijo ‘aquí’. Aquí hay una gente que participa en Podem, que es diferente a como funcionan otras organizaciones, y que si decide convergir, transformar, mutar, eso se decidirá en Cataluña.

P. ¿Pactan con Colau por miedo a no tener un buen resultado en solitario en Cataluña?

R. Creemos en este espacio y debemos contar con todas las personas y organizaciones que persigan el mismo objetivo. Por el trabajo y los resultados del último año, estamos convencidos de que Podem es el actor clave para la gestación de este espacio.

P. Gemma Ubasart dimitió como secretaria general y buena parte de la dirección por la presencia masiva de líderes estatales en la campaña del 27-S y por haber pedido el perfil catalanista ¿En qué se equivocaron el 27-S?

R. Ella dio su opinión. El 27-S fue un preludio de la del 20-D. No ha habido ningún cambio: la presencia de los líderes ha sido preeminente en las generales y Ada Colau y Xavier Domènech han ido fuera a hacer campaña. El contexto plebiscitario nos fue en contra. Dijimos que la unilateralidad no era la salida. El referéndum no recibió grandes apoyos, pero pusimos la semilla de lo que ha acabado siendo el 20-D. Defendíamos lo mismo pero el contexto era muy diferente.

P. ¿La diferencia entre el 27-D y el 27-S fue Colau?

R. Ayuda como toda persona que tiene un capital tan bestia como el suyo. Todos suma pero creo que la apuesta que ha triunfado es la del referéndum.

P. ¿Aspirará Fachín, el diputado y portavoz adjunto de Catalunya Sí que es Pot a secretario general u otro diputado?

R. Yo no y de él no lo sé. No lo hemos hablado con el resto de diputados.

P. Fachín informó a los inscritos de Podem en una carta que ICV hacía y deshacía a “placer” en CSQP ¿Es tan tensa la relación? Coscubiela aceptó ajustes...

R. Él rindió cuentas a la organización. La dinámica y la rutina comunicativa del Parlament no ha sido la habitual. El acuerdo del grupo dependía de que el Pleno recuperara su vida ordinaria y se ejecutará. La cohesión es absoluta, la colaboración fantástica y la gente de Podem e ICV está aprendiendo.

P. Pues él hablaba en plural y casi dio un ultimátum...

R. Entiendo que lo hizo desde un punto de vista personal. Lo de los plazos se malinterpretó. La respuesta ya se ha dado.

P. El grupo tiene 11 diputados y cuatro son de Podem. Además del episodio de Fachín, otro diputado renunció al escaño tras conocerse que se le reclamaba una deuda por cobrar el paro de forma fraudulenta y un tercero, Joan Giner, denunció presiones porque quería abstenerse en la votación del 9-N. ¿Por qué acumulan tantos conflictos?

R. El grupo tenía una propuesta, que es la del referéndum, y funcionó la democracia interna del grupo que era votar no a la declaración. La diferencia entre nuestro no y el de PSC, Ciudadanos y PP es que el suyo es un no sin alternativa y el nuestro sí. Se votó no y es lo que Joan Giner acabó haciendo.

"El liderazgo de Colau me parece tan estupendo como el tantos y tantos portavoces de Podem"

P. ¿El hiperliderazgo de Colau es una ventaja o un inconveniente?

R. Su liderazgo aporta tanto como el de los los liderazgos de los personajes que han salido en los últimos años. Es muy positivo que gente que no se había dedicado a la política,  pero que siempre había participado en la vida pública, de un paso y se incorpore a a vida institucional. Si no, tenemos unas instituciones desconectadas de una ciudadanía movilizada. Y se debe conectar: un pie dentro y un pie fuera. El liderazgo de Colau me parece estupendo como el que empezará a ejercer Xavi Domènech o el que lleva ejerciendo Pablo Iglesias o Iñigo Errejón o tantos y tantos portavoces que tenemos de Podem. Todos los liderazgos contribuyen como fuente de inspiración para quien ve la política como algo lejano y a veces es más próxima de lo que se piensa".