Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El carril bus-VAO, ¿la solución a los atascos de Madrid?

Un publicista de Las Rozas monta a desconocidos en su vehículo para conducir por el carril de alta ocupación y evitar los atascos

El carril bus-VAO despejado, con la A-6 colapsada.

Las Rozas (91.800 habitantes, a unos 20 kilómetros de Madrid) ha amanecido bajo una lluvia persistente. Es lunes y Gonzalo Urbez, vecino de la localidad, trabaja en la capital. La A-6 está absolutamente colapsada, los trenes tienen más de 40 minutos de retraso y al ir solo en el coche, no puede usar el carril Bus-VAO. ¿Cómo llegar a tiempo? A este publicista de 42 años se le ocurrió una idea hace casi un año y medio y desde entonces lo hace diariamente: recoge a una persona desconocida en la parada del autobús y la lleva gratuitamente a la capital para poder usar el carril de alta ocupación: "Conoces a gente de todos los países y de todas las profesiones", afirma Urbez. 

Madrid solo tiene un carril Bus-VAO (Vehículos de Alta Ocupación) en la entrada de La Coruña al noroeste de la capital. Se habilitó en 1995 con la idea de reducir el número de automóviles en la capital, ya que solo pueden usarlo el transporte público y los vehículos con al menos un pasajero. También se posible usarlos sin pasajero con un coche eléctrico, medida que tiene como fin el fomento de automóviles poco contaminantes. Desde su inicio, los datos avalaban el éxito del carril, que redujo entre 1991 y 1999 los vehículos de un solo ocupante de un 70% a un 47%. La Dirección General de Tráfico afirma que una media de entre 10.000 y 11.000 vechículos entra diariamente a través de este carril en la capital, y entre 7.000 y 8.000 lo utilizan para salir. Un portavoz del Ministerio de Fomento también pone de relieve el éxito del bus-VAO de la A-6, aunque afirma que no está previsto dotar las otras entradas de la capital de carriles de alta ocupación.

El publicista, en su estrategia diaria para poder usar el carril de alta ocupación, se percató de que los desconocidos que llevaba en su coche le contaban historias tan interesantes que merecían ser contadas: "He conocido una bailarina, un pianista, un ginecólogo... gente de toda clase". Por eso decidió abrir Historias del Bus-VAO, una cuenta de Instagram donde enseña los rostros de sus acompañantes y resume la historia que hay detrás de ellos: "Ya no solo te quitas el atasco y la multa de 300€ por ir por el bus-VAO sin pasajeros, es que la experiencia mola", explica este publicista, mientras conduce a 80 kilómetros por hora y deja a su derecha tres carriles de coches parados en el atasco. "Muchos que viven como yo podrían hacer lo mismo: coger un pasajero e ir directos a Madrid", sentencia Urbez.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información